Thursday 23 de March de 2017

Padres al borde de un ataque de nervios

     27 Nov 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

“Si queremos que nuestros hijos sean personas de bien, debemos empezar nosotros por ser personas de bien”, decía Albert Einstein. Y es que los niños aprenden por imitación en esos primero años de infancia. Si tú lees, ellos leen;  si te escuchan dar las gracias, ellos también lo harán; si tratas con respeto a los mayores, ellos también respetarán a los abuelos. Los hijos nos dan felicidad, pero también preocupaciones y estrés.
Los padres de hoy vivimos estresados. El trabajo, la casa, el jefe, los amigos, el ocio, la pareja… y los hijos. “Los padres están al borde del ataque de nervios”, explica la psicóloga Patricia Ramírez. Para ella, la paciencia es fundamental en la educación de los hijos, “pero parece que nos queda poca”, añade. En muchos hogares, los gritos y las discusiones son el pan de cada día. Los padres se quejan de que sus hijos no les obedecen, que están siempre tensando la cuerda. Y los hijos, que sus padres no les entienden y que son demasiado estrictos. El diálogo y el respeto son los ingredientes para recuperar la convivencia en los hogares.
Los gritos, dicen los expertos, hace que los niños se pongan violentos y a la defensiva. Acercarse con calma y explicarles qué es lo que está mal es lo que se debería hacer. El niño entenderá qué es lo que está haciendo mal y tratará de no hacerlo.
El niño, también, debe sentirse respetado. Si a un niño le repetimos una y otra vez lo que hace mal, le decimos que es un “niño malo” o cualquier otra etiqueta, se lo creerá. Pensará que no sabe hacer nada o que como es malo, da igual lo que haga. Se convierten en niños sin autoestima y “lo que es peor, llegan a interioriza que el amor de sus padres está en función de cómo se comporten. Algo muy cruel”, explica Ramírez.
Los castigos también son importantes. Sin embargo, han de estar adaptados a la edad, ser adecuados con la falta cometida y ser, sobre todo en el caso de los más pequeños, inmediatos. Si el niño entiende el castigo y lo ve “justo”, aprenderá y no volverá a hacer aquello por lo que se le ha castigado. No tiene que ser una venganza ni una amenaza. Si se castiga al niño, hay que cumplirlo. De lo contrario, el niño aprende a que mamá o papá se enfada y grita, pero no hay ninguna consecuencia para él.
No es cierto que con los niños no se pueda razonar. Los niños entienden las cosas cuando se las explican y si es de manera tranquila, calmada y dialogada, mucho mejor.
Son muchas las tareas que a los padres nos distraen cada día, pero la educación de nuestros hijos es fundamental para que se conviertan en “buenas personas”. Los valores y las “buenas costumbres” se aprenden en el hogar.

*Centro de colaboraciones solidarias

   




Lo más leído
Muere un hombre al ser atropellado por un tráiler
Hallan cuerpo de hombre sin vida en Vialidad Siglo 21
Mujer denuncia haber sufrido violación y asalto
​Queman dos plantíos de droga en Zacatecas
Tendrán empleados de Issstezac descuentos
Denuncian a aviadores y nepotismo en el ITSZN
Chocan por alcance; el saldo, dos menores lesionados
Pierde capital $15 millones por no presentar proyectos a tiempo
Invitan a sumarse a actividades de la 'Hora del Planeta'
Advertido, un funcionario de la Conafor por mal uso de vehículo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.91
Venta 19.41
€uro
Compra 20.42
Venta 20.92

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad