Tuesday 24 de January de 2017

Pastejé, la ganadería viajera

De toros, vinos y algo más

     17 Jun 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
(ARCHIVO)
(ARCHIVO)

“Cogida de Miura, muerte segura”
Nuestro campo bravo está lleno de clase e importancia taurina, pero aún más, de historia; una historia que se debe conocer o recordar ya que siempre será la manera de comprender el presente y más aún, de cimentar el futuro.
En México este campo bravo se respira a lo largo y a lo ancho de nuestro país, ya que en él, podemos encontrar más de cien ganaderías de toros de lidia, las que poco a poco hemos ido comentando en esta columna.
Otra de las antiguas ganaderías que tanto han dado a la tauromaquia mexicana: Pastejé, que se fundó en el año de 1929 por don Antonio Algara con el nombre de Jalpa, localizada en la exhacienda de Jalpa, municipio de Manuel Doblado, en el Estado de Guanajuato, con 60 vacas y dos sementales de San Diego de los Padres.
En el año de 1936 la ganadería se trasladó al municipio de Jocotitlán, Estado de México y en 1937 don Antonio se asoció con don Eduardo N. Iturbide cambiándole el nombre a Pastejé y agregando 120 vacas de San Diego de los Padres.
En el año de 1938 se agregaron cinco sementales de Murube y en 1939 la ganadería quedó en manos de don Eduardo como único dueño y es en 1942 cuando debuta en el Toreo con seis novillos para Luis Procuna y Antonio Velásquez.
Al año siguiente, en el mes de enero, lidia en esa plaza sus primeros toros para los diestros Fermín Espinosa, Silverio Pérez y Antonio Velásquez.
En 1945 se agregaron tres sementales de Murube y uno más de Concha y Sierra.
En 1949 la ganadería se vendió a a don Luis Javier Barroso quien a su vez la vendió a Carlos Arruza en 1953.
En 1961, la ganadería la compró don Alejo Peralta quien se asoció en 1963 con el doctor Alfonso Gaona quienes la vendieron en 1968 a don Francisco Madrazo Solórzano quien la llevó a Lagos de Moreno, Jalisco.
En 1975 se vendió a don Horacio Arrieta Jiménez trasladándose a Querétaro y en 1978 la compró Rafael Herrerías Olea, quien la vendió a Juan Santana Peralta en 1980 y la llevó a Tijuana, Baja California.
Nuevamente se vende en 1984 a don Luis Javier Barroso Rivera quien la lleva a Jiquipilco, Estado de México, hasta que finalmente, su último comprador, en 1997, don Carlos Peralta Quintero, la regresa a Jocotitlán, Estado de México, en el rancho Santa Cruz de Marroquín.
Pastejé, una ganadería de prosapia.
Y…hasta la próxima
rcarballedat@prodigy.net.mx




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad