Thursday 19 de January de 2017

Patas arriba

     6 Jan 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

"El mundo al revés está a la vista: es el mundo tal cual es, con la izquierda a la derecha, el ombligo en la espalda y la cabeza en los pies”, dice Eduardo Galeano en "Patas arriba. La escuela del mundo al revés".

Estado laico:
libertad de culto público
Haciendo mancuerna, legisladores de los partidos de Acción Nacional y Revolucionario Institucional, apoyados por la ¿izquierda? que, dentro del Partido de la Revolución Democrática representan los llamados chuchos del claudicante Jesús Ortega, han aprobado una anti-histórica reforma al artículo 24 de la Constitución Federal, con la cual, abren el oficio religioso para su práctica legal fuera de los templos, autorizando así  los actos de culto: ceremonias y devociones en plazas, calles y todo espacio público.
El tema no es nuevo, ya en los debates que anularon la intolerancia religiosa consagrada en la Constitución de 1824, para establecer la libertad religiosa y, por qué no, la libertad de conciencia; el asunto de fondo, el que generó el verdadero debate fue el de la libertad de cultos.
En la sesión del Congreso Constituyente del primero de agosto de 1856, el representante por el estado de Puebla, preocupado sobre la responsabilidad que implicaba el tema religioso, decía: “Grave en su esencia, ya más grave aún por sus resultados, es el negocio que nos ocupa. Legisladores de un pueblo cristiano, debemos respetar la religión que profesamos; legisladores de un pueblo libre, debemos procurar a la nación la mayor suma posible de bienes. Nuestra obligación por lo mismo es combinar todos los intereses de manera que se funda en el interés público…” y agregaba: “La cuestión queda, por lo mismo, reducida a estos términos: ¿conviene a la República mexicana hoy admitir el ejercicio público de todos los cultos? … El estado de nuestra sociedad está por desgracia muy distante de ser cual debiera para que reformas de tan alta importancia, como la que se discute, pudiera plantearse sin graves y probables peligros.” Ponía en alerta el constituyente,  contra “todos los interesados en explotar el sentimiento religioso del pueblo”.

Criminal indiferencia
Los acontecimientos ocurridos en Guerrero, que motivaron la muerte de dos jóvenes por heridas ocasionadas con armas de fuego, nos hace reflexionar sobre tres aspectos: que las policías se han acostumbrado a disparar ¡a matar¡ en contra de todo aquel a quien consideran ha entrado en el ámbito de la delincuencia; que el gobierno ha retornado a la represión y que los sectores, antes progresistas, se han sumido en la indiferencia y ausencia de solidaridad.
La militarización de los cuerpos de seguridad pública, donde, acorde con la teoría norteamericana de la seguridad nacional, se considera al delincuente como enemigo en guerra extranjera y  a quien en consecuencia se hace  necesario eliminar, ocasionó que en el evento de protesta estudiantil en la autopista México- Acapulco, los policías irracionalmente y actuando como autómatas, confundieran su misión de resguardar el orden público, con la “guerra” a la delincuencia organizada, y a los estudiantes con delincuentes y, como se estila: ¡dispararon a matar! Igual, irresponsable el gobierno de Ángel Aguirre Rivero.
Sin embargo, lo que más sorprende, es la indiferencia de los llamados sectores progresistas  en el país y en el estado. ¿Dónde la solidaridad de los universitarios  y de los partidos de izquierda? después no digan: y luego vinieron por nosotros…

La caída del sistema, sus consecuencias sociales y el perdón de los pecados
Me confieso simpatizante y militante en apoyo a López Obrador por quien trabajaré en todo lo que caben mis posibilidades, aunque hay posturas que definitivamente no se entienden y que causan repudio: Hace días, mi amigo Camerino Eleazar Márquez Madrid, informó a la opinión pública, la determinación de Andrés Manuel de apoyar al priísta Manuel Bartlett a senador por el Movimiento Progresista. Bartlett  es el artífice, el ejecutor del golpe más fuerte a la democracia en el país en años recientes. Es precisamente quien instrumentó como secretario de Gobernación, la “caída del sistema de cómputo” que despojó del triunfo a las izquierdas encabezadas por Cuauhtémoc Cárdenas y que erigió en presidente (espurio) a Carlos Salinas de Gortari. Indudablemente, de haberse respetado la voluntad popular en 1988, hoy México sería otro: el México con justicia social y democrático que anhelamos.
Hay conductas que son imperdonables y la “caída del sistema” es una de ellas. O, ¿perdonamos a Victoriano Huerta y construimos su monumento?

*Profesor universitario




Lo más leído
Google se 'viste' de luto tras ataque en colegio de Monterrey
Choque entre camión de arena y autobús en India deja 20 niños muertos 
Se reúne Alejandro Tello con Rosario Robles 
Balean una casa en la colonia Alma Obrera durante la madrugada 
Analizan implementación del operativo mochila en Zacatecas 
#Video ‘No hay pena más grande que ver sufrir a nuestros hijos’: EPN 
Clausura la Profeco una mina en el Estado de México por irregularidades 
Disney confirma que todas las cintas de Pixar están conectadas
Evalúan factibilidad para edificar un campus de la UAZ en Monte Escobedo 
Se deslina exdirector de Volkswagen de manipulación en control de emisiones 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 22.00
Venta 22.5
€uro
Compra 23.29
Venta 23.79

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad