Monday 23 de January de 2017

Pemex debe tener un mejor futuro

Perspectivas

     21 Mar 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Ya va siendo tiempo de que en lugar de hacer apologías de la expropiación petrolera, México reconozca el fracaso de la política petrolera:
Pemex está técnicamente quebrado, la producción petrolera disminuye, la compra de refinados aumenta, el 40% de la gasolina que consumimos la tenemos que importar.
Es cierto, también, que Pemex ha financiado 40 centavos de gasto público en las última décadas y que sin la aportación del organismo paraestatal, las finanzas públicas mexicanas hace tiempo que se hubieran colapsado o que muchos proyectos, como el aumento en el gasto en educación, salud y programas sociales, no hubieran encontrado financiamiento.
Pero eso no puede ni debe ocultar el fracaso de la estrategia petrolera del país que hoy apunta a que en medio plazo, México deje de exportar petróleo.
Y todo, porque hemos encerrado a Pemex en el férreo manto de una soberanía mal entendida que incluso tolera estupideces del tamaño de esa que dice que el organismo petrolero no puede asociarse con capital privado en México, sino sólo fuera de las fronteras nacionales.
Hoy por hoy, México es el único país donde su ente petrolero tiene que mantenerse virgen, intocado por capitales privados, y esa estrategia lo tiene de rodillas y con un futuro nada halagüeño.
Todos los países, incluyendo Cuba, Corea del Norte, Rusia, han abierto la puerta para que sus empresas petroleras nacionales se asocien con capital privado para la exploración, explotación y refinación de sus recursos petroleros.
México va en sentido contrario: para empezar, Pemex no es una empresa sino un organismo descentralizado, y para seguirle, está amarrado por los artículos 27 y 28 constitucionales que le marcan como pecado siquiera el coqueteo con capital privado.
El organismo se da sin embargo sus mañas, y usando mil y un vericuetos, logra algunos contratos de asociación que provocan de inmediato controversias constitucionales.
La última ocasión en que se trató de ir más adelante fue la reforma petrolera planteada por Felipe Calderón en este mismo sexenio, que ya de por sí era light y que los prohombres priístas asociados con el perredismo más añejo, la descafeinaron de tal manera que será más reforma limpiar la ventanas de la torre de Pemex que lo que dejaron.
México no puede mantener el status quo en materia petrolera.
Habrá que evolucionar a Pemex de organismo en empresa paraestatal y darle el mandato, como en su momento se lo dieron a Petrobras, de transformarse en una gran empresa trasnacional que busque tecnología, recursos y management para explorar, explotar y refinar el petróleo.
Al mismo tiempo es necesaria una reforma fiscal para evitar que sigamos gastando y malgastando los recursos petroleros.
México debe soñar y actuar en consecuencia para tener una gran empresa petrolera que permita convertir el crudo en ahorros, como lo han hecho Noruega y Rusia, y dejar así a las generaciones futuras de mexicanos, no campos petroleros secos y un Pemex quebrado, sino finanzas públicas sanas y un cúmulo de ahorro que permitan mejorar el nivel de vida de la población en general.
Hasta el próximo lunes con nuevas…PERSPECTIVAS.  

*Diputado Federal




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad