Friday 24 de March de 2017

Pentecostés: la presencia y la acción del Espíritu Santo en la iglesia y para el mundo

El Día del Señor

     27 May 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:
Bautismo de Jesús.
Bautismo de Jesús.

INTRODUCCIÓN
Hoy celebramos la Solemnidad de Pentecostés, en la cual creemos que Dios Padre e Hijo, han enviado al mundo el Espíritu Santo, para completar la obra de Cristo en orden a salvar a los hombres y al universo, de todo mal e instaurar la permanencia de la Iglesia, como sacramento de gracia y salvación.
Hoy se cumplen cincuenta días del tiempo pascual desde que Cristo resucitó de entre los muertos, cumpliendo su promesa de enviar al Espíritu Santo que recordaría a sus discípulos y apóstoles todo lo que él les había enseñado y para que con la presencia y acción de este Espíritu, se cumpliese la misión de predicar el evangelio a todos los hombres hasta que el Salvador retorne al final de los tiempos cuando Dios sea en todas las cosas  como Rey universal al cual la humanidad y el cosmos le estén sometidos y brille para siempre la luz y el gozo de los redimidos, en el cielo. Con esta Solemnidad dedicada al Espíritu Santo, culmina y se cierra el tiempo pascual.
 
EL SER Y LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO
Nuestra fe nos enseña por revelación divina, que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Que el ser divino es Amor que el Padre tiene a su Hijo y de éste al Padre. De este Amor brota el Espíritu Santo como una llama que une desde siempre y para siempre a estas tres divinas Personas. El Espíritu Santo es la tercera Persona de la Santa Trinidad y a él se le atribuye la santificación que opera en todos y cada uno de los hombres como hijos adoptivos del Padre eterno y hermanos de Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre. Este Espíritu reparte sus dones, carismas y frutos que dan vida sobrenatural y perfección de los miembros de la Iglesia, como prolongación y acción de Cristo en el mundo y en el desarrollo de la historia de la salvación.
La Iglesia de Cristo siempre ha considerado al Espíritu Santo como “su Alma” que vivifica y eleva a los hombres hacia la trascendencia de Dios altísimo que quiere que todos los hombres se salven y lleguen a la posesión plena de la verdad, rechazando las obras muertas del pecado y luchando por obtener la libertad espiritual de los hijos de Dios, venciendo las insidias y el poder del Maligno quien induce constantemente a los hombres para que se revelen contra Dios y contra sí mismos, cayendo en la corrupción y en la vida miserable del pecado y de la muerte temporal y eterna.
Actualmente en un mundo secularista que ha perdido la fe en Dios y que establece y desarrolla la vida humana sin Dios, reduciéndola a la pura temporalidad horizontal de la existencia sin visos del verdadero amor que unifique y haga que los hombres construyan con la presencia y acción del Espíritu Santo, la comunión en la cual se respeten la dignidad de las personas; su desarrollo con el impulso de la verdad, el bien y todo lo que debe unir a la humanidad más allá de los intereses de un mundo cerrado en sí mismo, creyendo que la ciencia, su técnica  y sus productos al servicio de una vida más cómoda y placentera, dan definitivamente la felicidad. Más allá de estos anhelos insuficientes, está  el verdadero modo de existir bajo la luz y la voluntad divinas. El Espíritu Santo abre los horizontes de nuestro ser y permanencia en esta tierra que nos ve nacer, crecer , multiplicarnos y consumar la misión en orden a la justicia, la fraternidad y la participación del único Amor que Dios nos ofrece, precisamente con la presencia y acción del Espíritu Santo, sin el cual ni siquiera podemos invocar a Dios diciéndole. ¡Abba! ¡Padre!.
 
SER DÓCILES A LA GUÍA INTERNA Y EXTERNA DEL ESPÍRITU SANTO
El Espíritu Santo reparte sus dones y gracias, de acuerdo a su divino querer y según la capacidad de respuesta de cada hombre redimido por Dios. Sus inspiraciones buenas de acuerdo al designio de Dios, hacen que las almas se transformen con su guía interior y exterior, para que reinen: la paz, la concordia, la justicia con amor, la generosidad para predicar y testimoniar con valentía a Cristo y su evangelio. El Espíritu Santo da la fortaleza para que sus discípulos sean fieles a la voluntad de Dios durante toda la vida y hasta la muerte, como la historia de las vírgenes, confesores y mártires lo demuestra. Ser fuertes en el testimonio de Jesús es obra de este Espíritu y de él brota la felicidad y el gozo de la auténtica y verdadera religión.
La docilidad al Espíritu Santo, hace cumplir los diferentes dones, los diferentes servicios y diferentes actividades para el desarrollo y perfección del cuerpo de la Iglesia, según la medida de Cristo por el Amor.
 
El Espíritu Santo es el Paracléto. El que está y va siempre a nuestro lado:
Para consolarnos en nuestras tristezas.
Para aconsejarnos en nuestras dudas e inquietudes.
Para animarnos en nuestros desalientos.
Para darnos fuerzas en nuestras luchas por el bien, la verdad, la justicia y la verdadera fraternidad
Para enseñarnos a amar a Dios y a nuestros hermanos.
 
ORACIÓN CONCLUSIVA
“¡Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía tu Espíritu y serán creados y renovarás la faz de la tierra...Oh Dios, que has instruido los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos según el mismo Espíritu conocer las cosas rectas y gozar siempre de tus divinos consuelos.!”.
 
*Obispo Emérito de Zacatecas




Lo más leído
Muere un hombre al ser atropellado por un tráiler
Hallan cuerpo de hombre sin vida en Vialidad Siglo 21
Mujer denuncia haber sufrido violación y asalto
​Queman dos plantíos de droga en Zacatecas
Chocan dos Jettas en el eje vial metropolitano
Denuncian a aviadores y nepotismo en el ITSZN
Chocan por alcance; el saldo, dos menores lesionados
Emiten alerta sanitaria por la circulación de lote falso de Ampicilina
​Se apagará la ciudad por la Hora del Planeta
Pierde capital $15 millones por no presentar proyectos a tiempo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.94
Venta 19.44
€uro
Compra 20.38
Venta 20.88

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad