Sunday 22 de January de 2017

Pequeña y con pocos recursos, la mejor primaria del estado

Las carencias en los planteles son el común denominador

     20 Nov 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:
  • La primaria Guadalupe Victoria en la comunidad San Tadeo de las Flores, Villanueva, fue la que obtuvo un mejor puntaje. La primaria Guadalupe Victoria en la comunidad San Tadeo de las Flores, Villanueva, fue la que obtuvo un mejor puntaje.
  • En Villanueva crían cerdos. En Villanueva crían cerdos.
  • En la escuela Gabriel Martínez Esparza no se encontró a los niños. El profesor se había ido a las 11 de la mañana y el plantel fue ocupado por adultos para otras cosas. En la escuela Gabriel Martínez Esparza no se encontró a los niños. El profesor se había ido a las 11 de la mañana y el plantel fue ocupado por adultos para otras cosas.
Imagen de


En primarias rurales con infraestructura deficiente, muebles viejos y espacios pequeños estudian los niños con peor y mejor puntaje en la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) 2012 aplicada en el estado.
Ambos planteles dependen exclusivamente del empuje de los docentes que las atienden y están a kilómetros de las cabeceras municipales de Pinos y Villanueva.
Esas primarias son la única opción de los pequeños de las comunidades donde tienen sus hogares y a las que los recursos económicos de sus padres les permiten acceder.

Bajos resultados
Con 17 alumnos, la primaria Gabriel Martínez Esparza en Pinos es atendida por el maestro Jaivo Campos Jasso y obtuvo el puntaje más bajo en la evaluación con sólo 371 puntos.
Ubicada en la comunidad La Puerta del Arenal a casi 100 kilómetros de la cabecera municipal, la escuela se sitúa en las inmediaciones de la población en la que radican alrededor de siete familias.
Sin embargo, alumnos de otras localidades como La Cinta y Los Patos también acuden a la institución aunque les queda a poco más de media hora caminando.
Algunos afortunados, pero sobre todo los más grandes, tienen la opción de irse en bicicleta, pues sus padres no temen que se vayan solos.
El salón en que toman clases está entre viejas bancas de madera y papeles regados que parecen no ser del ciclo actual.
El día que Imagen acudió a visitar el lugar, tampoco había niños; vecinos del lugar comentaron que el maestro se fue poco antes de las 11 de la mañana a una reunión.

Puros pretextos
María Guadalupe Carrillo, madre de dos de las pequeñas que asisten a la primaria, comentó que el maestro sólo acude tres o cuatro veces a la semana y “casi siempre se va temprano con algún pretexto”.
Además, expresó que normalmente llega entre 9 y 10 de la mañana, lo cual calificó como una irresponsabilidad, pues con frecuencia ella y sus dos hijas llegan primero, a pesar de que tiene que caminar casi 30 minutos.
María Guadalupe también se quejó de que el docente no atiende bien a los niños, pues casi nunca les revisa las tareas y no les pone atención.
“A veces viene con dos de sus hijos y su esposa, esos chiquillos son bien perruchos, ya van dos veces que me mandan ‘desnarizada’ a una de mis niñas y eso no es justo”, afirmó.
Ante esta situación la madre de familia dijo que habló con el docente a fin de que les ponga más atención a sus alumnos y evite que los más grandes violenten a los pequeños.
Sin embrago, comentó que la situación no ha mejorado mucho, pues no ha observado actitudes diferentes y teme que sus pequeñas puedan ser víctimas de más agresiones.
Por tal motivo, expuso que posiblemente ya no lleve a las niñas a la institución o quizá las inscriba en una escuela de la comunidad de El Machucado, lo que consideró poco viable pues está a casi una hora de su casa.

El problema es que desertan
Jaivo Campos Jasso, docente de la institución, aseguró que el motivo por el cual se obtuvo un bajo puntaje en la medición fue el constante ausentismo de los alumnos.
Explicó que normalmente los padres de familia se llevan a los niños a trabajar en el campo y no les importa que falten a clase.
“Lo que es noviembre, diciembre, marzo, abril y mayo los niños casi no acuden o sólo vienen un rato, los papás se los llevan y aunque ya he hablado con ellos no han querido que las cosas cambien”, afirmó.
Además, comentó que desde hace cuatro años les robaron la enciclomedia y hasta el momento no se la han repuesto.
Dicha situación, aseguró, influye en el aprendizaje de los niños “pues no se motivan y a parte era un gran apoyo”.
Otra de las deficiencias es la falta de mobiliario, ya que hace tiempo también pidió bancas y pizarrones que la SEC no le ha querido proporcionar, explicó.
Campos Jasso aseguró que diariamente acude a la institución a su cargo, con un horario de 8:30 de la mañana a 1:30 de la tarde.
“Sólo que a veces los niños llegan casi a las 10 de la mañana”, dijo.
Sobre las cuestiones de agresión entre los niños, el docente omitió cualquier comentario.

La práctica hace al maestro
Con 759 puntos, la primaria Guadalupe Victoria en la comunidad San Tadeo de las Flores, en Villanueva, se erigió como la mejor primaria del estado por encima de las particulares.
Atendida por el maestro Gustavo Aguilera Ruvalcaba, en la pequeña institución se percibe cierto ambiente de colaboración a pesar de sus malas condiciones de infraestructura.
Encerrados en un pequeño salón, el docente y sus 15 alumnos preparaban el festival conmemorativo del 20 de noviembre cuando Imagen arribó al lugar.
Orgulloso de sus logros, pero con actitud humilde, Aguilera Ruvalcaba expresó que el trabajo de los niños y de los padres de familia fue lo que influyó para que obtuvieran tan honroso primer lugar.
“Mis niños son muy trabajadores y todo lo que aprenden lo practican aquí en la escuela, pues tenemos seis ovejas, una cochina y la tiendita que están a su cargo”, platicó orgulloso.
Con total convicción dijo que sin duda las actividades y la práctica de los conocimientos son lo que ha llevado a los pequeños a obtener altos niveles de aprovechamiento.
“Ellos hacen todo el trabajo, yo simplemente los coordino, si se ocupa comprar alimento para los animales o negociar su venta ellos son quienes se encargan”, comentó.
Otro factor que favorece el aprendizaje es que los alumnos de los primeros grados escuchan las clases de los más grandes, además de que los padres son un poco exigentes, pues si a los seis meses un niño que ingresa a primer grado no sabe leer, entonces determinan que el maestro no sirve.
Comentó que los pequeños también son los encargados de sembrar una parcela, cuyo escenario con frecuencia es propicio para enseñarles geografía y ciencias naturales, “ya que pueden ver el relieve, la germinación y otros temas”.
El docente explicó que su forma de dar clases nació a partir de su estancia en la comunidad El Carrizo de Sombrerete, donde no había energía eléctrica ni agua potable, por lo que se vio obligado a ser más creativo.
Pieza clave en el éxito de la escuela, destacó, ha sido el apoyo del profesor Vicente Méndez, funcionario de la SEC, originario de esa comunidad y quien lo ha apoyado mucho en el sentido de que cuando quiere hacer algo no se lo impide.
Comentó que para los docentes este tipo de situaciones es un problema frecuente, ya que en muchas ocasiones sus iniciativas son coartadas por las autoridades superiores.
Además, hizo énfasis en que la función de la escuela rural es darles a los niños todos los elementos para que su conocimiento se forme con base en lo que ellos tienen a su alrededor.
Otro plus es el programa de Reconocimiento al Desempeño Docente (Redes), ya que en las horas extra que tiene les enseña robótica y otros talleres que les sirven para organizarse y trabajar en equipo, destacó.

Evaluaciones malhechas y escuelas desatendidas
Aguilera Ruvalcaba agregó que aunque las pruebas como ENLACE y la Evaluación Universal son buenos instrumentos de medición, no son capaces de ofrecer resultados certeros, ya que se enfocan sólo en un examen.
Lamentó que aspectos como las tareas y las participaciones o el trabajo diario de los docentes no signifique nada a la hora de ser evaluados.
“No es posible que un examen nos diga que no servimos para esto, si trabajamos día a día en la realización de actividades que no son tomadas en cuenta”, dijo.
Además, comentó que otras de las situaciones que influyen en los malos resultados son las necesidades insatisfechas de muchos planteles, como la falta de energía eléctrica en escuelas de organización completa.
“Los programas no deben ser diseñados atrás de un escritorio, es preciso estar relacionados con el entorno y la realidad social y cultural que se vive en cada lugar”, aseguró.

mayra_selene@imagenzac.mx




Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
La nueva casa de El Chapo: penal de mafiosos y terroristas 
Capturan a un hombre en posesión de un arma tras herir a otro 
Acusan de violación al Cabrito Arellano; se trata de su sobrina   
La Sedena denuncia sitio de internet apócrifo 
Anuncia Tello apoyo de $3 millones para cronistas del estado 
Pide PRI resguardo de sus instalaciones por amenazas de Arne
Sorprende extraño fenómeno en cielo de Michoacán 
Derrumban los vientos una barda de ladrillos y cae en un auto   
Vuelca un tráiler cargado con 29 toneladas de veladoras  
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad