Thursday 23 de March de 2017

Perdonar será difícil

     28 Nov 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Dentro de tres días, cuando Felipe Calderón entregue la banda presidencial a su sucesor, habrá terminado uno de los sexenios más humillantes que hayan soportado los mexicanos.
Para alguien que esté pendiente de los sucesos mundiales, lo ocurrido en estos últimos seis años no es fácil de asimilar: vino el desplome de la infraestructura económica, el ahorro y la riqueza cayó en manos de la banca extranjera, centenares de miles de millones de dólares de capitalistas nacionales huyeron a otros países.
El desempleo ascendió a niveles increíbles. La pobreza se agudizó y extendió sus tentáculos a más de la mitad de la población, el sistema de seguridad social, que hace décadas fue un orgullo ante el mundo, sufre una agonía provocada.
La estabilidad social que tanto presumimos durante el siglo veinte, pasó a ser un recuerdo. La realidad cotidianamente nos recuerda que vivimos en un país violento en extremo, y en cada amanecer hay decenas de asesinatos que, ya se sabe, quedarán en la impunidad.
A los más de 60 mil o 100 mil muertos que produjo la guerra al narcotráfico declarada por Felipe Calderón débese agregar el aumento del consumo de drogas, principalmente entre nuestros jóvenes. Éstos, además, sufren un creciente desempleo al tiempo que disminuyen sus oportunidades de educación.
Nación endeudada más allá de los límites razonables y recomendables, no puede avizorar una próxima mejoría, incluso si a partir del 1 de diciembre entraran en acción políticas gubernamentales acertadas y encaminadas a rescatarla.
Si la próxima semana México se transformara e iniciara una etapa de recuperación económica, política y social, pasarían lustros antes de regresar siquiera a niveles de vida existentes hasta mediados de los años ochenta. Tal es el daño de más de 30 años de neoliberalismo.
Sin embargo, lo que quizás más duela del resultado de esas tres décadas de políticas antisociales, es la pérdida de vidas. Coloquialmente, cuando se teme un atraco violento, se dice que del daño económico o material la víctima se repone, pero nada atenúa la pérdida de la vida o la salud.
El país, valga la comparación, está en semejante situación. Lo económico, la pérdida del patrimonio nacional -minería, energéticos, independencia alimentaria, sustracción de nuestros ahorros, empresas, millones de empleos- abatimiento del sistema social, soberanía política, derrumbe del estado de derecho; todo esto podremos y habremos de recuperarlo. ¿Cuándo? En cuanto los mexicanos decidamos que es hora de recuperarlo.
Pero la pérdida irrestituible es la de decenas de miles de vidas que nos ha costado la guerra al narcotráfico. Ésta es la mayor afrenta para millones de mexicanos y difícilmente se perdonará a Felipe Calderón.

*Periodista ricgomm@hotmail.com

   




Lo más leído
Muere un hombre al ser atropellado por un tráiler
Hallan cuerpo de hombre sin vida en Vialidad Siglo 21
Pierde capital $15 millones por no presentar proyectos a tiempo
Advertido, un funcionario de la Conafor por mal uso de vehículo
Invitan a sumarse a actividades de la 'Hora del Planeta'
Visita al doctor
Tendrán empleados de Issstezac descuentos
Celebra Grupo Editorial Zacatecas 20 años, con el lanzamiento de 'Imagen Plus'
Pide el IZAI a los municipios actualizar sus portales
Ven la inseguridad ya como algo cotidiano   
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.93
Venta 19.43
€uro
Compra 20.47
Venta 20.97

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad