Monday 16 de January de 2017

Pinos ¿Nuevo Pueblo Mágico?

     3 Oct 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

A los habitantes del Real de Pinos, Zacatecas, no sé si felicitarlos o suplicarles que esta nueva situación sirva para proteger a su ciudad y no para lo contrario.

Espero que esa energía social local, arraigada por gente sensible como el profesor e historiador Catarino Martínez Díaz y el extrañado profesor Juan Antonio García Leyva, entre otros, no se apague, sino que se mantenga encendida y salve con un capelo el casco antiguo de Pinos.
Ojalá que esa armonía visual de conjunto, no se esfume con el apetito voraz de los mercenarios del turismo, que en esto, sólo ven como medrar, hacer hoteles, poner antros, elevar los niveles de las fincas, abrir ventanales aberrantes y grandes portones, “remodelar” los jardines, inventar motivos o decoraciones en los monumentos, rodear con bastardos bolardos (de cemento gris) los patios públicos y las aceras de las calles peatonales y demás estupideces.
El fenómeno de “enajenación del sitio” se conoció en México, en San Miguel El Grande (hoy San Miguel de Allende, Guanajuato), esa villa solariega y veraniega se volvió una suerte de vecindario de jubilados norteamericanos, al menos allá, sin desgraciar de manera ostensible las señas de identidad arquitectónica de la plaza, que empero se infestó de gringos, de los que vienen a gastar su dinero en el placer de conocer el México pretérito y de los que traen hasta el agua que se han de beber.
Con Pinos, ya son cuatro los “Pueblos Mágicos”. Primero fue Jerez que más que de García Salinas debería ser llamado de López Velarde. Dado que fue durante el sexenio -de Amalia Dolores- que se “logró” la inclusión de Jerez en la lista de los poblados distinguidos que, así reconoce la Secretaría de Turismo Federal, y efectivamente, esa gracia se debe a las diligentes gestiones de su secretario de Turismo: Miguel Alonso, el ahora gobernador de Zacatecas, que en ese momento -cual subalterno- cedió la hazaña a la matrona temporal de Zacatecas.
 La dama de la mueca en forma de sonrisa hueca, sonrisa inexplicable ante los males que agraviaban (y que continúan lastimando a los habitantes de estas tierras resignadas al infortunio, de una cada vez más deficiente gobernación).
Seguro que en Santiago de Chile, en París o en Oslo -Amalia- anunció que Jerez era Pueblo Mágico, pero como lo de la UNESCO y su oficina regional, fue un dato engañoso.
De aquella villa, sólo quedan recuerdos alterados por esa tremenda onda constructiva de los paisanos que quieren poner pagodas y reproducciones en pequeño de locaciones de Hollywood y aportaciones “modernistas” para convertir o degradar los santuarios de la homogeneidad de cuatro centurias de sedimentación urbana, en remedos de Boston en versión zacatecana.
Antes de la declaratoria de Pueblo Mágico, el Jerez maravilloso ya se estaba carcomiendo por la rapiña y el imperio del corrupto mal gusto, que ensombrece sus cualidades de villa solar y lunar tan particulares.
Igual que ahora, a la Junta de Monumentos no le consultaron los impactos negativos que podría causar dicha “certificación”, y la junta rema contracorriente, no puede parar a tantos criminales de los sitios históricos, con esa pobre ley y su reglamento vigentes, pero aunque fuera buena la normativa aplicable, siempre toparía con la pared de los intereses que afloran como las arañas debajo de cada piedra que se mueve o se levanta.
A los secretarios de turismo y a ciertos alcaldes,  especialmente el hoy torturador del Guadalupe añejo, les importa la usura de los empresarios de cualquier giro, sucumben en permisión los gobernantes, que desde hace un cierto tiempo, al salir de los encargos públicos todos son dueños de hoteles o restaurantes.
Hace poco, con fundado escepticismo, recibimos la noticia de la inclusión del casco del Teul de González Ortega en el conjunto de Pueblos Mágicos de México, al igual que la enigmática Sombrerete, hoy lamentamos con realismo el nuevo riesgo que corre Pinos.
De haber voluntad política y un legítimo deseo de ampliar los motivos turísticos de estancia en suelo zacatecano para los visitantes, se podrían componer algunos puntos en peligro de perderse, mediante la demolición de edificios absurdamente modernos (cajas de zapatos de concreto y cristal), en otros, la colocación de árboles (ya desarrollados) como barreras visuales para separar la contaminación del contexto urbano modernista, sustituir asfalto por adoquines y si se pudiera iniciar el cableado subterráneo, así se rescataría el corazón de Villanueva, Ojocaliente y el de Fresnillo.
Qué utopía. Se vale soñar, si no hemos sabido, querido, ni podido cuidar con vehemencia el casco principal de la monumental ciudad capital; sólo un milagro o un acto de magia, haría factible un plan integral para resignificar los demás pueblos que reflejan  -todavía- el Zacatecas profundo y coloquial.

*Twitter
@f_javier_acuna




Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.73
Venta 22.23
€uro
Compra 22.94
Venta 23.44

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad