Monday 23 de January de 2017

Plurinominales: derecho de fracción. ¿Por qué no derecho de aptitud?

     16 Mar 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

En países con democracia avanzada y alta cultura política, el sistema de diputados y senadores plurinominales, es un instrumento para enriquecer a los parlamentos con los mejores  hombres y mujeres de amplia cultura, aptos para el debate y el trabajo legislativo; además, comprometidos con el ideario político de su partido o de la corriente de pensamiento a la que se deben, pues ni tan siquiera es necesario estar afiliado a instituto político alguno.

En México, gracias al ingenio político de don Jesús Reyes Heroles, se estableció en nuestra Constitución la creación de los diputados plurinominales en 1976, más que nada como una apertura a los partidos de oposición en el congreso ante la aplanadora del entonces partido oficial. Fue así, como personajes de la talla de Heberto Castillo Martínez, Demetrio Vallejo, Valentín Campa, Arnoldo Martínez Verdugo, Bernardo Batiz, Carlos Castillo Peraza, Gilberto Rincón Gallardo y Diego Fernández de Ceballos, entre otros, vinieron a enriquecer el trabajo legislativo y dieron al debate parlamentario un nivel que muchos años atrás no se veía.
En 1986 la representación por esta vía, aumentó de 100 a 200 y en 1996 se integró este método al Senado de la República, con 32 curules.
Esta vía de acceso a las diputaciones y senadurías, en el contexto de los perfiles que se exigen en países de democracia avanzada y alta cultura política, significa el camino de mayor esfuerzo y dificultad, toda vez que implica años y décadas de estudio y capacitación para alcanzar el perfil de legislador y parlamentario que las condiciones políticas requieren. En cambio, en países de subdesarrollo político, esta ruta es la del menor esfuerzo, siendo suficiente; hacerse acreedor de la confianza el aprecio o consideración del líder de la fracción o corriente partidista o del dueño de la franquicia, que es en lo que se ha convertido el registro de los institutos políticos.
Hoy somos espectadores de una disputa por una primera fórmula de las llamadas izquierdas al Senado de la República, sin mayor argumento que los derechos políticos de una antigüedad del sexenio pasado. Que buena selección se haría si se hicieran valer derechos de aptitud, a partir de la presentación de agendas legislativas, ofertas de capacidad parlamentaria y conocimiento de los problemas nacionales y sus alternativas de solución, de tal manera que la definición se diera a partir de  un debate enaltecedor y enriquecedor en el marco de la cultura del esfuerzo.
A pesar de todo…
“Y en Zacatecas -afirman los alonsistas- las izquierdas dan pena ajena. Postularán a los peores candidatos y sus propios correligionarios, los del PRD, principalmente, se encargarán de debilitarlos y de colocarles en la espalda pesadas losas de corrupción y desprestigio social". Se lee en la columna "El Rún Rún" del prestigiado periodista Francisco Reynoso en este medio.
Quito Del Real, intelectual zacatecano y destacado periodista, hace al respecto, una afirmación estremecedora, pero lamentablemente cierta: “No tiene sentido hacer el recuento de quienes quedaron instalados en las famosas listas del partido “de izquierda” mayoritario del país. Por salud mental, como un servicio social sugiero a mis lectores olvidar el origen y los nombres de las diversas criaturas con que esta institución partidaria busca seducir a la sociedad civil, debido a la ruinosa, ventajista y distorsionada calidad política que les singulariza”. La Jornada, 11 de marzo.
Aunque quiero atender a la recomendación terapéutica de mi amigo Quito, no me ha sido posible olvidar el origen y los nombres de algunos candidatos de la llamada izquierda. Veo en las calles de Guadalupe espectaculares con el nombre de la candidata por este distrito, luego en medios nacionales el de la madre de ésta y remato cuando me entero de la propuesta perredista para los cañones en el hijo del Charro Cantor Antonio Aguilar. Y lo peor no es eso. ¿Será posible para los militantes y simpatizantes del Morena, promover y convencer a la gente para que vote por tales candidatos?
Hoy que surge la oportunidad de implementar el más grande proyecto y el de mayor trascendencia para el país de los últimos años, encabezado por Andrés Manuel López Obrador y apoyado por personajes como Marcelo Ebrard, Elena Poniatowska, el exrector de la Fuente y otros, ¿por qué imponer un lastre? ¿por qué obstaculizar la oportunidad histórica de que la izquierda, la verdadera, asuma la conducción política y económica de México?
A pesar de todo, el apoyo a Andrés Manuel se impone. Por el lado de las diferencias  la gente comprenderá que López Obrador no es mezcla de lo mismo y que el buen destino de México está en el Morena convertido en partido y en López Obrador Presidente de la República.

*Profesor universitario




Lo más leído
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.41
Venta 21.91
€uro
Compra 22.95
Venta 23.45

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad