Tuesday 24 de January de 2017

Pobreza y delincuencia

     9 Mar 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

A raíz del incremento de la violencia en México, se ha extendido la tesis, incluso en entre los intelectuales de izquierda, en torno a que existe un vínculo muy estrecho entre pobreza y delincuencia.
Así, hay quienes asumen una especie de enfoque fatalista: los jóvenes pobres que ingresan al mundo de narcotráfico lo hacen porque no tenían otra opción; es decir, porque la sociedad los ha excluido y han tomado el único camino que tenían enfrente.
Como toda visión generalizadora, esta concepción es errónea. De ser esto así, entonces podría afirmarse que conforme se escala en la pirámide social, desde la perspectiva económica, una persona tiene menos probabilidades de convertirse en delincuente, en comparación de quien posee escasos recursos. No hay que darle muchas vueltas al asunto para saber que este planteamiento es falso.
El problema es que estos juicios constriñen el mundo de la vida al ámbito económico. Por tanto, si todo se reduce a lo económico, quienes son pobres son infelices, y si son infelices tenderán a delinquir, y si delinquen pronto encontrarán un lugar en las redes de la delincuencia organizada y el narcotráfico.
Por el contrario, me parece a mí, existen otros muchos aspectos de la existencia que escapan a las esferas de la riqueza material. La escasez monetaria no es sinónimo de escasez a secas.
Quienes provenimos de hogares con limitaciones económicas, sabemos que hay múltiples satisfacciones vitales que escapan al mundo del dinero. Por ejemplo, aquellas que surgen de aspectos como el vínculo familiar, los amigos, la convivencia comunitaria, la educación, la creación artística, el deporte, la lectura y el disfrute de la música, por citar sólo algunas.  
Dicho en otros términos, la pobreza se puede vivir con dignidad y con importantes gozos y realizaciones personales. Todo depende de lo que sea considerado como prioritario en el seno familiar, primero, y en el desarrollo de las expectativas individuales, después.
Sin embargo, como los tecnócratas mexicanos todo lo centran en lo económico, poca importancia le dan  a la creación de espacios que permitan el impulso de actividades ligadas al arte, la cultura y el deporte, a diferencia de Colombia que ha cambiado el rostro del país, gracias a la creación de centros comunitarios en colonias de escasos recursos.
Por tanto, será importante conocer cuáles son las propuestas en estos rubros de los candidatos a la Presidencia de la República y a otros ámbitos del gobierno federal, estatal y municipal. Sobre todo, habrá que analizar si en los planes de desarrollo institucional se encuentran proyectos orientados a la niñez y a la juventud mexicana, tendentes a fomentar su imaginación y su capacidad creadora
.
*Miembro del Sistema
Nacional de Investigadores




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.42
Venta 21.92
€uro
Compra 22.92
Venta 23.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad