Sunday 22 de January de 2017

“Poder y traición” o las campañas presidenciales en México

     3 Feb 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Seguramente muchos políticos del país se han sentido identificados con los personajes que aparecen en el filme “Los idus de marzo”, que en México ha sido titulado como “Poder y traición”.
Coescrita y dirigida por George Clonney, esta excelente película narra lo que sucede tras bambalinas en torno a las elecciones presidenciales estadounidenses; en este caso, la campaña de un gobernador que ansía ganar el estado de Ohio para asegurar la nominación del Partido Demócrata rumbo a la Casa Blanca.
El camino para alcanzar ese objetivo, como sucede no sólo en EU, sino en México y otros países del mundo, está lleno de golpes bajos, traiciones de supuestos compañeros de causas comunes,  mentiras y conspiraciones, pactos indeseados pero “indispensables” para obtener la postulación.
Ya el nombre del filme nos dice la ruta que tomará la historia. De acuerdo con el antiguo calendario romano y el eclesiástico, los “idus” eran días de buenos augurios y acaecían los días 15 de los meses de marzo, mayo, julio y octubre, así como los días 13 del resto de los meses del año. Los idus de marzo son recordados porque en esa fecha fue traicionado y asesinado Julio César por sus colaboradores más cercanos.
De manera inexplicable, creo yo, “Los idus de marzo” no está nominada como mejor película en la próxima entrega de los Oscar, pero en verdad es muy recomendable. Las actuaciones de Ryan Gosling, Philip Seymour Hoffman y Paul Giamatti son sobresalientes, aunque tampoco están nominados en las categorías respectivas.
Clooney no sólo evidencia sus cualidades como director, sino también el buen manejo de filmes ligados al mundo de la política, como ya demostró en “Buenas noches, buena suerte”.
Si tiene la posibilidad de verla, encontrará no pocas coincidencias con lo que estamos viendo en estos tiempos en que se aproximan las elecciones presidenciales en México: las negociaciones en lo oscurito de la Gordillo para vender los supuestos votos de su gremio al mejor postor y la insolente promoción de Televisa y TV Azteca (además de otros medios, como Milenio y La Razón) de su indudable candidato Peña Nieto.
O bien, la extraña vinculación de López Obrador con empresarios del norte de México y su discurso anticorrupción cuando, en los hechos, tiene a Padierna y al señor de las ligas entre sus principales colaboradores; la existencia de un Partido Verde que defiende -que contradicción- la pena de muerte, así como la descarada e ilegal compra de votos del “carismático” Ernesto Cordero para ganar la candidatura del PAN y sus desatinados golpes bajos a Vázquez Mota, entre otras muchas linduras.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores
 




Lo más leído
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Gael García, fiel a sus ideales
Una segunda oportunidad para tu basura
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Muere Yordano Ventura, pitcher de los Reales de Kansas City 
No es tiempo de revisar el contrato colectivo: Gerardo García 
Se burla Trump de movilizaciones en su contra “¿Por qué no votaron?” 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Renuncia Fidel Herrera a su cargo de cónsul en España 
Mineros brinca al tercer lugar del Ascenso MX 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.55
Venta 22.05
€uro
Compra 23.09
Venta 23.59

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad