Friday 20 de January de 2017

Poesía, música y erotismo en El placer de nuestra lengua

Presentan interesante puesta en escena en el Teatro Ramón López Velarde

     21 Apr 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Los actores en escena logran crear un ambiente único.(FERNANDO CAMACHO)
Los actores en escena logran crear un ambiente único.(FERNANDO CAMACHO)

La propuesta de “El placer de nuestra lengua”, espectáculo teatral que dirige Ofelia Medina y en el que participa Rubén Albarrán, vocalista de Café Tacuba, es hacer de la lengua, especialmente en su manifestación poética, una metáfora del impulso creador, por lo tanto del amor y del sexo.
“Pedimos permiso para soltar la lengua”, suplica la Malinche, interpretada por Rubén Albarrán, al iniciar la obra.
La obra se desarrolla en un constante juego de dobles sentidos. La lengua se mete, así se metió el castellano, lo mismo que el falo, o la espada, que es el símbolo de la conquista de los pueblos prehispánicos por los españoles.
En ese sentido, la obra da por válida la premisa de Octavio Paz de que "la conquista representó una violación".
“Somos hijos de la chingada”, dice la Malinche.
“Pero los españoles no sólo trajeron soldados y buscadores de oro, también trajeron poetas y guitarras, después trajeron esclavos negros, con quienes se completó la mezcla" afirma la Malinche.
El juego erótico capta el proceso que siguió la lengua en México y en América Latina. Nuestra lengua es producto de una unión como la que sucede entre dos amantes.
La lengua liberada, que sigue al periodo virreinal, es una lengua enriquecida porque se ha mezclado.
La incorporación de todo tipo de ritmos a lo largo de la obra expresa muy bien la idea de mezcolanza.
La obra muestra que la erotización se da en todos los niveles sociales, lo vemos en la poesía de Sor Juana Inés de la Cruz, pero con más fuerza en las cancioncillas de lupanar o burdel, donde el doble sentido y la jocosidad le otorgan al lenguaje una fecundidad que no tiene en otro lado; lo hacen promiscuo, por así decirlo.
Por la cantidad de elementos que pone en juego, como actuación, canto, danza, música en vivo y poesía, el montaje transmite la idea de exuberancia.
La búsqueda desenfrenada del placer queda manifestada en la canción un “Puño de tierra”, con la que cierra la obra.
Tras su presentación en Zacatecas, “El placer de nuestra lengua” se presentará en Los Ángeles, California.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.91
Venta 22.41
€uro
Compra 23.32
Venta 23.82

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad