Monday 16 de January de 2017

Presunto Culpable: engaño y manipulación

Ver la película nos lleva a dos conclusiones: la intención de denostar al sistema de justicia penal en México, principalmente ante el público de los Estados Unidos y promover las reformas que ha venido instrumentando el

     11 Mar 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Mi poca afición al cine fue motivo de un inicial desinterés por ver la película Presunto Culpable, cuya principal publicidad y promoción se origina a partir de lo que aparenta injusticia e intolerancia para impedir ver la cinta: la suspensión provisional otorgada por un juez federal a un promovente de amparo y que prohíbe de manera temporal la exhibición comercial del documental, determinación luego revocada con prontitud por un tribunal superior .

Fue la invitación de mi amigo Martín Carcaño a comentar el filme desde el aspecto procesal penal lo que me llevó a verlo. La facilidad de su venta al público a pesar de no estar autorizada su exhibición ni su circulación; el tiempo tan amplio que dedicaron los medios a reprochar la “censura”, sobre todo las televisoras.
La prontitud en la revocación de la suspensión provisional para la exhibición de la película, y la defensa por el “derecho de información” que hizo la Secretaría de Gobernación, de entrada me hacen pensar que la intención de fondo de sus productores y promotores, no es en sí lo económico, ni la cultura, ni la defensa del derecho a la información, ni el rechazo a la censura, sino un trasfondo que se aprecia claramente al final del filme y que tiene que ver con los intereses del nuevo sistema de justicia penal que promueve el Gobierno Federal y la fundación norteamericana  Pro-Derecho.
De entrada me llamó la atención el título del documental: “Presunto Culpable”, porque a diferencia de una película, el documental es fiel a la realidad que reproduce y en consecuencia debe ser característica la objetividad. El término empleado en nuestro sistema de justicia penal es el de probable responsable, que nos lleva a un contexto diferente al que utilizan los productores de la cinta.
Motiva cuestionamiento la anuencia oficial para filmar no solamente las audiencias, sino inclusive al interior del centro penitenciario, a pesar de un esquema general de prohibición por razones de seguridad y más en estos tiempos.
Todo abogado que tenga oportunidad de ver la película seguramente coincidirá conmigo respecto de varias secuencias que no corresponden al procedimiento penal ordenado por la legislación de la materia  y que se lleva a cabo en la práctica cotidiana en los juzgados penales del país, incluyendo al Distrito Federal: el uso de toga, un careo que se torna en dialogo y confrontación, una media filiación ordenada por el defensor que asume el carácter de autoridad, el uso de una prueba ya superada para determinar disparo de arma de fuego, prueba de Harrison ( Rodizonato de Sodio en México)  y una violación grave al procedimiento en período de  conclusiones, entre otros detalles.
 El juez de la película viste toga en su andar por los pasillos  y en cuanta diligencia se ofrece frente a la rejilla del juzgado. La toga, ciertamente se usa, pero como parte  de actos solemnes por los ministros de la corte y recientemente en juicios orales pero que no tiene uso ordinario, lo que prepara para un escenario de público norteamericano. De allí también el uso del inglés.
El careo que es la parte donde el juez hace notar los puntos de vista diferentes y motiva el debate sobre aspectos precisos, es distorsionado al convertir  esta diligencia en arena libre de discusión entre los careados, con un procesado muy hábil para ello.
En todo sistema de enjuiciamiento penal, el período de conclusiones es básico: El ministerio público precisa su acusación, la que luego es contestada por la defensa. En la película, que no documental, se invierten las intervenciones y ¡no hay conclusiones!  Ante un alto grado de incompetencia de las partes.
 Ver la película nos lleva a dos conclusiones: la intención de denostar al sistema de justicia penal en México, principalmente ante el público de los Estados Unidos y promover las reformas que ha venido instrumentando el gobierno de Felipe Calderón.
 “En 2008 una reforma constitucional impone 2016 como plazo para la aplicación de inocencia en México” “ Sin tu apoyo la aplicación de la presunción de inocencia es poco probable”, se asienta como colofón de la cinta.
“¿A que intereses responde Presunto Culpable? ¿Es acaso a la justificación de la instauración irreflexiva de un sistema penal que nos acaba de dar muestra de sus gravísimas consecuencias como en el caso de Rubí Marisol Frayre y Marisela Escobedo en Ciudad Juárez? Nos dice Julio Hernández López en su prestigiada  columna “astillero”.
¿Y en Zacatecas, cuando corregiremos el sistema de enjuiciamiento penal implementado irreflexivamente ?

*Profesor universitario




Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Ana María Romo, rectora de la Utzac, triplicó el gasto en combustible 
Hoy es el día más triste, tal vez tristísimo, del año
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Dulce Flores, presidenta de la AEEZ, se defiende de acusaciones
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Convocan a artistas y creadores a participar en el Festival Cultural Zacatecas 2017
Turistas dejan derrama de $41 millones durante fiestas decembrinas  
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.68
Venta 22.18
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad