Thursday 23 de March de 2017

Punto y seguido

Los días del Bi-100

     29 Nov 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:

El 16 de noviembre de 1911, el general de división Bernardo Reyes Ogazón publicó el Plan de La Soledad (el lugar refiere un pueblo de Tamaulipas).
El militar con mayor reconocimiento en el país suscribió en primera persona la introducción de un documento que muestra cuán resentido estaba con el gobierno de Francisco I. Madero.
En el texto reconoce que el programa es el mismo del plan maderista de San Luis.
Ahí expresó que “la situación anárquica en que se encuentra la República bajo el bastardo poder del ciudadano Francisco I. Madero, (más) el patriótico anhelo de libertar al país humillado por una tiranía demagógica, (y por) el empeño de restablecer el orden y la necesidad apremiante de asentar el imperio de la Constitución y de realizar los ideales revolucionarios, me determinan a formular el plan salvador de la oprobiosa condición en que se halla el país”.
En los 16 artículos que integran el Plan de La Soledad se declararon nulas las elecciones de octubre de 1911 (en ellas triunfó Madero); el principio de “sufragio efectivo, no reelección” fue postulado como una de las leyes supremas del país; el exgobernador de Nuevo León se autodenominó presidente provisional de la República, con facultades para hacer la guerra “al bastardo poder existente”; y, para después del triunfo, se ofreció la revisión de la Ley del Timbre y la moderación de toda clase de impuestos, e iniciar una zona libre en la frontera norte del país.
El general Reyes es un punto y seguido en la política nacional de entonces, pues en el inicio de la Revolución que encabezó Madero (noviembre de 1910), da muestras de pasividad y aguerrida lealtad al régimen.
Hay un episodio que facilita resaltar el aserto.
El 25 de noviembre de 1910 Reyes está en Madrid como representante plenipotenciario de la masonería mexicana, además de agregado militar, y su punto de mayor interés es establecer relaciones estrechas con la masonería europea, muy en especial con la española.
Pese al reconocimiento nacional que tenía el general Reyes, su baza política, la insurrección con el Plan de la Soledad, no contó con el apoyo necesario de sus prosélitos.
El fracaso no era una posible novedad, pues la campaña presidencial que emprendió mostró su espíritu de punto y seguido en el guión político que provenía del porfirismo, del que alentó la ficción democrática en detrimento del liberalismo radical y democrático que distinguía a las facciones del maderismo.
En lo que corresponde a Zacatecas, un par de jóvenes hacendados fresnillenses presuntamente concurrieron a su llamado…

*Historiador y profesor universitario




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.98
Venta 19.48
€uro
Compra 20.50
Venta 21

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad