Saturday 21 de January de 2017

Putin hace planes para quedarse, pero muchos rusos quieren irse

     3 Dec 2011 14:56:29

A- A A+

Compartir:
El primer ministro ruso, Vladimir Putin, asiste a una reunión durante una visita a un astillero en San Petersburgo, Rusia, el viernes 2 de diciembre.
El primer ministro ruso, Vladimir Putin, asiste a una reunión durante una visita a un astillero en San Petersburgo, Rusia, el viernes 2 de diciembre.

MOSCU.- Natalia Lepleiskaya es justo el tipo de persona que Rusia necesita en la actualidad: una directora de informática y telecomunicaciones joven y exitosa que hace trabajo de beneficencia en su tiempo libre.

Sin embargo, frustrada por lo que describe como corrupción y estancamiento a su alrededor, ella y su esposo están empacando para comenzar una nueva vida en Canadá.

"No veo cómo puedo cambiar las cosas ... y no quiero perder mi juventud en ello", dijo la profesional de 29 años, quien se mudó a Moscú desde una ciudad provincial hace varios años y escaló hasta un alto cargo en una empresa de supertecnologías.

Mientras el partido del primer ministro Vladimir Putin se prepara para ganar las elecciones parlamentarias del fin de semana, en un preludio de su planeado regreso a la Presidencia durante el segundo trimestre de 2012, un número creciente de rusos contempla abandonar su patria en busca de un futuro mejor en el extranjero.

Una victoria de Putin en de elecciones presidenciales de marzo -que todos dan por segura- plantea la posibilidad de que permanezca en el máximo puesto político ruso durante 12 años.

El desencanto con la vida en Rusia estaba creciendo incluso antes de que Putin y el presidente Dmitry Medvedev acordaran en septiembre intercambiar puestos.

En un sondeo realizado en mayo por el prestigioso Centro Levada, un 22% de los encuestados dijeron que querían irse al extranjero para siempre, en comparación con el 13% en abril de 2009. La encuesta, entre 1.600 adultos rusos en todo el país, tuvo un margen de error de mas o menos 3,4 puntos porcentuales.

Las estadísticas sobre emigración son difíciles de recaudar porque pocos de los que se van por períodos largos renuncian a la nacionalidad rusa; además, tratar de obtener la residencia legal en el extranjero puede tardar años.

Sin embargo, el demógrafo Mijaíl Denisenko, de la Escuela Superior de Economía de Moscú, estima que al menos medio millón de rusos abandonaron el país entre 2002 y 2009 y que aún más están en camino de sumarse a lo que él describe como la quinta oleada de emigración desde el comienzo del siglo XX.

"El nivel de frustración es mayor ... Es una sensación de incomodidad, una aversión a la vida en Rusia", dijo Lev Gudkov, director del Centro Levada.

Numerosos sitios y blogs recientes ofrecen consejos a los rusos sobre cómo emigrar. Uno de ellos, llamado "Es hora de largarse", ofrece comentarios y videos que exponen presuntos delitos y corrupción entre altos funcionarios rusos. "Otro gobernador se compra otro Mercedes por 7 millones de rublos (233.000 dólares)", dice un mensaje. "La corrupción como estilo de vida", dice un titular.

"Las noticias de que Putin se quedará ha agriado el estado de ánimo de la gente y estos comentarios (de emigrar) comenzaron a resonar más", dijo Anton Nossik, un bloguero popular y experto en internet, que organiza seminarios sobre cómo emigrar.

Las reformas democráticas anunciadas por el colapso soviético en 1991 generaron esperanzas de que Rusia finalmente podría convertirse en una nación libre y progresista, pero después 11 años de Putin en el poder, primero como presidente y ahora como primer ministro, muchos están desilusionados y son pesimistas sobre el futuro.

Aunque una economía en expansión ha elevado el nivel de vida de muchos, la corrupción se ha vuelto sistémica y la competencia política ha desaparecido prácticamente.

En un nivel más cotidiano, muchos rusos se quejan de que la educación y la atención médica siguen a la zaga. El ejército, basado en el servicio militar, está plagado de novatadas crueles, dejando a muchos padres temerosos por sus hijos. Pocos tienen fe de que pueden contar con la Policía o los tribunales para proteger su integridad física o sus propiedades.

Lepleiskaya es consciente de que el mercado emergente ruso le ofrece oportunidades de obtener grandes utilidades y un avance profesional rápido en algunos ámbitos, pero no cree que el gobierno pueda proteger sus ahorros de la inflación y la crisis económica. Su padre, un profesor universitario durante 40 años, se jubiló recientemente y recibe una pensión equivalente a 270 dólares mensuales.

"No quiero quedarme sentada encima de un polvorín. Prefiero construir mi carrera poco a poco, paso a paso, trabajar y saber que con el tiempo, cuando tenga 60 años, el gobierno no me va a defraudar", dijo.

Ella y su marido -Alexander, de 27 años de edad, un especialista en el mismo ramo profesional- van a recibir sus visas de Canadá en los próximos días y planean volar a Montreal en el segundo trimestre del próximo año. Nunca han viajado a Canadá y saben que les tomará tiempo hallar un trabajo tan interesante y bien remunerado como los que dejarán en Moscú, pero dicen que prefieren apostar a un futuro en el que tengan la esperanza de una vida mejor para ellos y sus hijos.

Denisenko, el demógrafo, cree que la fuga de rusos emprendedores y con educación es una mala señal para el país.

"Tratar de compensar su falta será difícil", dijo. "Rusia estaría mejor si se quedaran", añadió.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.56
Venta 22.06
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad