Tuesday 17 de January de 2017

Quadri, pseudopolítico

     9 May 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Lo más probable es que el debate de candidatos presidenciales del pasado domingo no haya respondido a las expectativas generadas, pero sin duda alguna fue útil, porque muchos ciudadanos ya tienen evidencias más claras de cómo es cada uno.
Algunos tendrán nuevos elementos para fortalecer su preferencia; otros tal vez se habrán decepcionado o hasta cambiado de preferido. Hay indicios de frustración también.
Pero afirmar que los ganadores de la noche hayan sido Gabriel Quadri y una desnudista habilitada como edecán, es una exageración.
El señor Quadri, por ejemplo, se mostró como cándido mentiroso. ¿Qué no es político? ¡Claro que no lo es! No es más que un pseudopolítico, o quizás despectivamente, un politiquero. En vez de denostar y abominar de los “políticos”, debería actuar para dignificar el alto oficio de la política.
Por fortuna para México sus cinco minutos de gloria de nada servirán al sedicente empresario. Las urnas nos libren de un émulo de Luis Pazos en los Pinos. Allí pugnaría por privatizar hasta la Presidencia de la República. El señor es inteligente, está bien preparado y goza de envidiable carisma. A lo mejor, como presume, es un emprendedor exitoso, pero hasta donde hemos visto, ser empresario no asegura honestidad ni eficiencia; muchos de ellos son inescrupulosos, corruptos y multimillonarios, como algunos de los peores politicastros.
Respecto de la desnudista, qué decir. La culpa no la tiene ella, que a exhibirse se dedica, sino quienes la contrataron. Sin embargo su presencia sirvió para ver cuán triviales podemos ser los mexicanos. Un par de suculentos pechos son capaces de hacernos perder la atención de un acto en el que estaba en juego el futuro de la nación. Dice el mexicanísimo refrán: Jala más un par de buenas tetas que una yunta de bueyes.
En otro ámbito, el religioso, dos noticias surgieron el pasado lunes. El malafamado obispo de la Diócesis de Ecatepec, estado de México, Onésimo Cepeda, fue jubilado vía fast track por el Vaticano el pasado lunes. El mismo día, el obispo Carlos Cabrero Romero se despidió de la feligresía zacatecana, en una misa especial muy concurrida. Dejará el Obispado local para ocupar el Arzobispado de San Luis Potosí.
Dos hombres de Dios muy opuestos. El primero, dado al mundanal escándalo, la fortuna desmedida, la opulencia, con acusaciones penales de defraudador y esclavo de vicios y corrupción, amigo de gente de tan mala fama como la suya, entre ella políticos y funcionarios.
En cambio, don Carlos Cabrero Romero deja gratos recuerdos entre los zacatecanos, incluso cuando su obispado aquí fue de muy pocos años. Hombre comprometido totalmente con sus votos cristianos; hombre de su tiempo, comprometido moral y socialmente con sus fieles y con todos los zacatecanos. Que la paz sea con él.

*Periodista
ricgomm@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.59
Venta 22.09
€uro
Compra 23.00
Venta 23.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad