Saturday 21 de January de 2017

Queremos Halloween

     31 Oct 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Muchos amantes defensores de nuestras genuinas tradiciones harán algún gesto de disgusto al ver a los niños de su barrio que, tocando a su puerta, piden su jalogüin. Aumentará su enfado si los pequeñines visten trajes inspirados en populares películas norteamericanas de terror.
Algunos otros harán uso de las redes sociales para crear o compartir imágenes en las que se contemplan valientes esqueletos vestidos de charros y catrinas, propinando tremendo puntapié a personajes con vestido talar y cabeza de calabaza, con la consigna: “¡Órale, pa’ su rancho!, ¡Aquí defendemos nuestras tradiciones! Click si estás de acuerdo”.
Pero todos decimos: “las cosas cambian” y hasta algunos están de acuerdo en que “antes todo era más bonito”. Nos damos cuenta de que las influencias puestas a disposición de todos gracias a la intercomunicación hecha posible por la tecnología, necesariamente varía nuestra percepción de la realidad, modifica nuestras costumbres y produce situación llena de ambigüedades, no todas necesariamente negativas.
Si reflexionamos un poco más, caemos en la cuenta que defender nuestras tradiciones tiene su sentido, aunque tal vez no seamos capaces de entender totalmente cuál es, pero nos estimula a pensar.
Refiriéndonos a la fiesta de los difuntos podemos descubrir una gran riqueza que no debemos dejar que perezca bajo la dictadura del imperialismo consumista hoy felizmente reinante. Es un gran regalo para nosotros esta fiesta que fusiona tantos elementos prehispánicos, españoles y mestizos, cuyo imaginario cuenta con cosas tan reales y tangibles, como la muerte personificada en esqueletos y catrinas, las calaveras con su rico simbolismo y como versos jocosos, los altares con sus ofrendas multicolores, la gastronomía, etcétera.
Se trata de una riqueza de tanto valor que la UNESCO ha declarado nuestro Día de Muertos como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Como diría un amigo mío: “dime tú: ¿qué cosas les han declarado a los gringos como patrimonio mundial?”
La tradición es un don que se nos ofrece. Supone la existencia de un yo colectivo con el que el yo personal mantiene fuertes lazos. Se pertenece a un grupo con el que se comparte un tiempo (originario) que se extiende y se proyecta hacia el futuro, y una tierra en la que uno se enraíza y se abre hacia nuevos horizontes.
 En el aquí y ahora de la colectividad encontramos la propia identidad que también se nos es ofrecida como un don. En este tiempo y en esta tierra compartimos la vida y la muerte junto con aquellos que van con nosotros. La tradición nos permite encontrarnos en lo que somos y valemos, auténticamente únicos y distintos, en medio de un mundo lleno confusión y afán de uniformidad.

* padrefelix98@hotmail.com
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.56
Venta 22.06
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad