Friday 20 de January de 2017

Ratificación de gabinete: teoría versus realidad

Una cosa es escoger el más votado y otra muy distinta en que sea el mejor al momento de ejercer su cargo

     2 Mar 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Resulta curioso, quizá suicida, que dadas las altas posibilidades que tiene el PRI  de alcanzar la Presidencia de la República persista en su iniciativa de que el gabinete estuviera integrado por personas  más aptas, toda vez que sabemos que cualquier aprobación que daba pasaría a través de la Cámara de Diputados y la de Senadores, se convierte de inmediato en un proceso de negociación entre cúpulas partidistas que bien pueden incluir no sólo lo que en esencia se discute, sino elementos de naturaleza muy diferentes, como cuando en el cambalache de propuestas se pusieron en la balanza asuntos presupuestales con cuestiones electorales.

Hace mas de 10 años yo también me equivoqué cuando recomendaba que, como se acostumbra en otros países, resultaría conveniente que, para asegurar que el gabinete estuviera integrado por los individuos más aptos, el presidente sometiera a ratificación del senado los nombres de quienes lo integran.
Esto también lo vería  como una evolución natural del proceso democrático que allá en 2000 nos mereciera a los mexicanos más satisfacciones que desencanto.
Desde Calles en 1924 hasta Zedillo, todos los presidentes de México habían sido con anterioridad miembros de gabinete.
Mas aún, una vez que los civiles se hicieron cargo del gobierno y que se consolidó el predominio del PRI, fue normal que quienes accedían a la primera magistratura lo hicieran después de escalar varios niveles en la estructura burocrática, la cual sirvió como su principal mecanismo para la formación y renovación de cuadros tanto de dicho partido como para la Administración Pública en general.
La alternancia de partidos en el Ejecutivo Federal representó un avance democrático para el país no exento de riesgo.
Ciertamente la velación de la cancha y la aplicación de la misma regla, para todos facilito que el proceso electoral culminara con un conteo aseado de los  votos que ha puesto en la  presidencia a quienes han obtenido la mayor cantidad de ellos.
Pero una cosa es escoger el más votado y otra muy distinta en que sea el mejor al momento de ejercer su cargo.
De esta manera, la llegada a la presidencia de un individuo sin ninguna experiencia  en la administración pública Federal, como ocurrió con Fox, significó correr de la improvisación.
Más aún, por su breve currículo como servidor público y por la diferencia enorme de responsabilidad que existe entre la jefatura del Poder Ejecutivo y la gubernatura de un estado de mediano tamaño.
Dicho riesgo se hizo patente desde la conceptualización misma de su estructura de gobierno conformada por varios gabinetes en cuya cabeza llego a designar a personas que ni siquiera eran secretarios de Estado, lo que evidenció una visión provinciana de la administración pública que desconocía su magnitud y complejidad.
La aplicación mecánica, ingenua  y malhecha de técnicas gerenciales propias de otros  sectores. No hizo más que confirmar que se estaba improvisando, a lo que se sumaba que muchos miembros de su gabinete desconocía el  gobierno federal.
La derrota del PAN en la elecciones de 2003 influyó para que este partido presionara a Fox para que incluyera en su administración a un mayor número de sus militantes.
Lo cual acelero la perdida de experiencia al desplazar estos a personas que tenían mayores méritos, muchos de ellos llevaban tiempo en la administración púlica sin necesariamente pertenecer a ningún partido.
REFLEXION: La tendencia para privilegiar la militancia sobre la meritocracia se ausento con Calderón, quien adicionalmente ha cerrado el ámbito de la designación a un grupo pequeño y cercano.
Así, hemos visto que personas sin la minima experiencia administrativa se hagan cargo de dependencias y entidades cuya dimensión y complejidad le representaría un reto a un administrador público maduro y con años de servicio, a lo que se ha sumado una excesiva rotación de funcionarios en secretaria clave.
Ante esto, la ratificación del gabinete por parte del senado parecía un contrapeso a la improvisación. Pero cuando vemos lo que pasó en el consejo de Pemex o sucede en el IFE, no es difícil concluir que todo tipo de nombramientos en manos del congreso, terminara en una negociación de cuota por partido.
Se imagina usted lo que pasaría con el gabinete: te cambio Hacienda por Turismo, Reforma Agraria y Función  Pública.
Cuando observamos como nuestra cultura política avanza penosamente en una curva de lento aprendizaje, no podemos negar que los ciudadanos hemos terminado por aceptar resignados que nuestra opción no consiste en escoger aquello que sea mejor si no lo que parezca menor peor y, aun así, siempre nos queda la duda al pensar que quizá nos equivocamos.              

*Periodista




Lo más leído
Suspenderán el servicio del agua en colonias de Zacatecas y Guadalupe 
María Auxilio Tenorio, nueva titular de la DSP de la capital 
EU no impondrá pena de muerte a El Chapo: SRE
Destituyen a Eduardo López de Recaudación de Jerez 
Pagan quincena a trabajadores del PRI; les adeudan prestación
Encuentran cadáver descuartizado de niño de dos años 
Reportan disparos al aire en la avenida Hidalgo en la madrugada 
#Video Se registra un aparatoso accidente en el entronque a Morelos 
Estancia Infantil, un sueño hecho realidad para Rubí Dávila 
Se unen sindicatos del sector educativo contra el sistema político
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.63
Venta 22.13
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad