Thursday 19 de January de 2017

“Reciban el Espíritu Santo...”

El Día del Señor

     12 Jun 2011 03:40:00

A- A A+

Compartir:

INTRODUCCIÓN
Con el paso del tiempo y la vida completamos este día las celebraciones de la Cincuentena Pascual. La Solemnidad de Pentecostés (cincuenta) hace culminar el tiempo pascual.
Cristo, de esta manera, cumple su promesa de enviar a otro Paráclito. El abogado, el defensor de los cristianos.
El que conduce y lleva a plenitud la vida de los creyentes en Cristo. El Espíritu Santo que completa la obra salvadora de Cristo.
Hoy el gran protagonista de nuestra celebración es el Espíritu Santo. Él nos llena ahora de esperanza y de alegría al cumplirse los deseos de Cristo referentes al envío de este espíritu de vida y de amor.

“RECIBAN EL ESPÍRITU SANTO...”
El evangelio de San Juan nos narra: “De nuevo les dijo Jesús: la paz esté con ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo. Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: reciban el Espíritu Santo.
“A los que les perdonen los pecados, les quedarán perdonados; y a los que no se los perdonen, les quedarán sin perdonar”.
Cristo resucitado está íntimamente unido al Espíritu Santo que había prometido a los suyos y que los consolaría fortaleciendo sus almas y cuerpos para ser, bajo el influjo impetuoso del Espíritu Santo, heraldos y testigos del mensaje evangélico que el mismo Señor les enseñó.
El mensaje evangélicos que les confió para ir por todo el mundo y convertir a los hombres, rechazando el pecado, y acercarse a Dios para cumplir su santa voluntad en el cumplimiento de los mandatos divinos, teniendo como cima y plenitud el amor a Dios y el amor a los hermanos, síntesis de santidad y perfección evangélicas.

LA PERSONALIDAD DEL ESPÍRITU SANTO COMO LA TERCERA PERSONA DE LA SANTA TRINIDAD
Para muchos, el Espíritu Santo es un desconocido.
Es  necesario descubrir con la luz de la gracia divina y con las enseñanzas de Cristo y su Iglesia, quién es el Espíritu Santo y cuál es su presencia y acción en la Iglesia y para el mundo a salvar.
Los textos litúrgicos de la celebración eucarística de este día nos describen la personalidad del Espíritu Santo, don que Cristo, por voluntad del Padre eterno, nos ha sido dado para fecundar con su energía y su luz las almas de los hombres y encausar todas las cosas del cielo y de la tierra de acuerdo con el designio salvador de Dios Uno y Trino.
Si queremos definir al Espíritu con una expresión actual y bíblica, tendremos que decir: es el Don de Cristo resucitado a la Iglesia y al mundo. Es el Espíritu de Jesús mismo en nosotros. Es como bautizados, nuestra nueva dimensión personal y comunitaria de discípulos misioneros suyos.
Por este Espíritu divino somos hijos de Dios en el Hijo predilecto del Padre.
Por esto somos también hermanos de todos los hombres y mujeres sin acepción de personas, porque  esta fraternidad ya no se fundamenta únicamente en los lazos de la carne y de la sangre.
En el orden sobrenatural querido por Dios, somos hijos y hermanos espirituales, con un destino común, trascendente y maravilloso, que llena de esperanza, luz, paz y grandísima alegría.
El Espíritu Santo es el “padre de los pobres”, es la luz que penetra en las almas y sus conciencias, formándolas y educándolas con la revelación divina.
Es el dador de los dones, carismas y frutos para la santificación de los creyentes. Es fuente de todo consuelo. Es el amable huésped de las almas; es paz en las horas tristes del duelo y del sufrimiento.
Es pausa en el trabajo; brisa en un clima de fuego; es el lenitivo consolador en medio del llanto amargo.
Él inspira los buenos propósitos para cumplir en todo momento la voluntad de Dios, según los talentos que da a cada quien haciéndolos fructificar para su gloria y el bien temporal y eterno de los hombres, amados desde siempre por el mismo Dios, por Cristo y en el mismo Espíritu.
El Espíritu Santo ha suscitado e inspirado en la Iglesia los movimientos eclesiales, como la renovación carismática del Espíritu Santo en el ámbito de nuestra Iglesia Católica.
Las vocaciones diferentes para la construcción de la Iglesia en el mundo son regalos de este Espíritu como alma y corazón del cuerpo místico del Señor.
Esto y mucho más podríamos decir del Espíritu Santo. Basten ahora estos rasgos que definen al Espíritu Santo, sin pretender agotar toda la riqueza inabarcable de su ser y su acción a partir del Misterio Trinitario del único y verdadero Dios.

CONCLUSIÓN
Unidos por el Espíritu Santo presentemos en este día de Pentecostés y por Cristo mediador a nuestro Padre del cielo, nuestro arrepentimiento sincero, nuestro amor y fidelidad que hoy nos inspira este Espíritu de Cristo.
“¡Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor inmortal y eterno, para que haya paz y concordia en nuestro mundo atribulado por el desamor, la violencia, los crímenes y la muerte... haznos hermanos e hijos de un mismo Padre que tanto nos ama y quiere vernos en comunión, tolerancia, perdón y misericordia.
“De esta manera reinará la paz y el perdón de nuestros pecados; y arrepentidos y sostenidos con la fuerza tuya, seamos promotores de fraternidad en la verdad, la justicia y el amor sin límites y sin fronteras!...”
¡Que así sea ahora y por siempre!...

*Obispo Emérito de Zacatecas
 




Lo más leído
Choque entre camión de arena y autobús en India deja 20 niños muertos 
Google se 'viste' de luto tras ataque en colegio de Monterrey
Analizan implementación del operativo mochila en Zacatecas 
Se reúne Alejandro Tello con Rosario Robles 
Balean una casa en la colonia Alma Obrera durante la madrugada 
#Video ‘No hay pena más grande que ver sufrir a nuestros hijos’: EPN 
Disney confirma que todas las cintas de Pixar están conectadas
Clausura la Profeco una mina en el Estado de México por irregularidades 
Evalúan factibilidad para edificar un campus de la UAZ en Monte Escobedo 
Dejan una cabeza humana en la colonia Ojo de Agua de la Palma, Guadalupe 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 22.00
Venta 22.5
€uro
Compra 23.29
Venta 23.79

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad