Monday 16 de January de 2017

Reciclar para vivir

     3 Jan 2011 00:00:00

A- A A+

Compartir:

Por cada tonelada de vidrio reciclado se ahorran 130 kilos de combustible y mil 200 de materia prima. El vidrio es un material 100% reciclable que no pierde sus propiedades físicas ni disminuye su calidad en el proceso de reciclado. Esto permite soñar con una tasa de residuos cero.
El mínimo exigido por la Unión Europea es un 60% de vidrio reciclado. España traspasó esa cifra en 2007, aunque países como Suecia, Suiza o Bélgica ya superan el 90%.
El sistema de gestión de residuos ECOVIDRIO puso en marcha el método del “punto verde”, por el cual los fabricantes de vidrio pagan una tasa que financia la recuperación de los envases. En España sólo existe una manera de reciclar el vidrio: se recuperan los envases y se trasladan a una planta de reciclado donde se procesan para convertirlo en calcín, el material del que se obtiene el vidrio reciclado.
La temperatura de fundición del calcín es sensiblemente inferior a la de las arcillas originarias, con lo que se ahorran grandes cantidades de combustible y se evitan emisiones contaminantes a la atmósfera. En países como Alemania existe la posibilidad de reutilizar el envase sin necesidad de someterlo a un nuevo proceso de fabricación, sino sólo de lavado.
Los contenedores para la recuperación de vidrio comenzaron a instalarse en los centros urbanos españoles en los años 80.
Hoy la mayoría del vidrio recuperado proviene de los llamados iglús o contenedores verdes.
El incremento de la tasa de reciclado de vidrio entre 2003 y 2007 pasó de 10 kilos por habitante a casi 15. Esto indica que los ciudadanos han adquirido el hábito de reciclar vidrio como una actividad cotidiana, según el Ministerio de Medioambiente. Pero no reciclamos igual fuera del ámbito doméstico.
Debemos extrapolar esa actitud al lugar de trabajo, la escuela, la calle, las universidades. Todavía queda mucho trabajo de concienciación y comunicación.
No sólo es importante reciclar, sino también prevenir la creación de residuos.
La sociedad condiciona la fabricación y comercialización de los productos en unos determinados envases en lugar de otros. Se prefieren envases de un solo uso y de menor tamaño frente a formatos más grandes y reutilizables.
La publicidad comercial ha sabido apropiarse del discurso ecologista de manera que los consumidores confunden el uso de productos denominados “verdes” con un comportamiento responsable en el consumo.
Es mejor adquirir un estilo de vida sostenible, o lo que el profesor Carlos Taibo llamaría “una sencillez y austeridad voluntarias”. “No es más limpio el que más limpia sino el que menos ensucia”, según el dicho popular.  
La mentalidad ecológica, que debe ser la mentalidad de los hombres y mujeres del siglo 21, no es la de un autómata que sólo elige el color del contenedor al tirar la basura, sino la de un ser humano consciente y responsable que decide cómo y qué recursos consume.

*Centro de Colaboraciones Solidarias




Lo más leído
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Sevilla remonta, trunca racha del Madrid y se pone a uno
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Liga MX
Ajuste salarial sólo ahorraría 182 mdp; recorte para alta burocracia
La Juve cae ante Fiorentina y queda presionada en la cima
Ante el 'gasolinazo', conoce las alternativas energéticas
Mineros caen ante Leones Negros en Segunda División
En un clásico de suspenso, Packers eliminan a Cowboys
Los Steelers buscarán revancha ante Pats en final de Americana
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.65
Venta 22.15
€uro
Compra 22.97
Venta 23.47

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad