Friday 20 de January de 2017

Reconciliación nacional

     11 Apr 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

¿Reconciliación nacional? Permítaseme transitar por resbaladizos terrenos con el sano propósito de aportar ideas para detener las desapariciones forzadas, las matanzas cotidianas y su cauda de duelo y desintegración social.


Acostúmbrase hablar de reconciliación nacional cuando un país está en guerra civil o cuando fuerzas en choque exacerbadas por la defensa de intereses sectarios están en abierta y desenfrenada pugna.


¿No ocurre en México una guerra, aunque sea informal, entre civiles -diversos cárteles de la droga- y de éstos contra fuerzas armadas del Estado? Además, grupos políticos y financieros en la lucha para mantener y ensanchar sus cotos de poder absolutista hieren sistemáticamente economía y estabilidad social.


De un lado, combates de cárteles con resultados de decenas de muertes cotidianamente; del otro, las fuerzas gubernamentales que, inútilmente hasta ahora, atacan una y otra vez sin lograr objetivos que fructifiquen en el abatimiento del tráfico de drogas. Por lo contrario, el delito se acrecienta al tiempo que las víctimas mortales y lesionadas se multiplican.


En el ínterin estalla la factual anulación de los derechos humanos. Andrés Aguirre, tercer visitador general de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), informó que en seis años ese organismo emitió 5 mil 176 recomendaciones por tratos crueles y degradantes infligidos a detenidos por miembros del Ejército, la Secretaría de Marina y cuerpos policiacos.


Tortura física, psicológica, desapariciones, violaciones a hombres y mujeres; todo trato inhumano ha sido practicado por las fuerzas armadas del Estado para obtener confesiones y delaciones, siempre bajo el manto de la impunidad.


De esos más de 5 mil casos denunciados -corroborados y validados por la CNDH-, la Secretaría de la Defensa Nacional sólo acepta culpabilidad en 96, en los cuales los autores han sido sancionados por autoridades civiles y militares. El resto, sin castigo.


Vale la pena apostarle a una reconciliación nacional. Si Felipe Calderón hundió al país en este baño de sangre, siempre se le agradecería que se empeñara en un pacto de reconciliación nacional que convocara los más nobles valores humanos -morales, religiosos y sociales- de las partes en pugna y de toda la sociedad.


Si en vez de lanzar gritos de guerra intentara el Presidente atenuar las confrontaciones -sin necesidad de que en lo inmediato regrese al Ejército a los cuarteles- logrará más por la pacificación. Pero si persiste en la estrategia que ha causado más de 50 mil muertes, dejará a los próximos poderes Ejecutivo y Legislativo federales una nación adolorida, resentida, destruida en lo económico, lo moral y lo social.


La bandera de la reconciliación nacional debería también ser enarbolada por quienes electoralmente compiten por la Presidencia. Una República “amorosa”, sin ser desdeñable, parece utópica. ¿Qué tal un pacto de reconciliación nacional?
En fin, es mejor soñar que ver impasiblemente cómo destrozan a México.


*Periodista




Lo más leído
EU no impondrá pena de muerte a El Chapo: SRE
María Auxilio Tenorio, nueva titular de la DSP de la capital 
Pagan quincena a trabajadores del PRI; les adeudan prestación
Reportan disparos al aire en la avenida Hidalgo en la madrugada 
Encuentran cadáver descuartizado de niño de dos años 
Se unen sindicatos del sector educativo contra el sistema político
#Video Se registra un aparatoso accidente en el entronque a Morelos 
Estancia Infantil, un sueño hecho realidad para Rubí Dávila 
Rescatan a 10 tras avalancha en Italia, dos de ellos niños 
Destituyen a Eduardo López de Recaudación de Jerez 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.56
Venta 22.06
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad