Tuesday 17 de January de 2017

Reconoce EU labor de Dolores Huerta

La activista ha luchado por apoyar a los indocumentados

     4 Jun 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
  • Huerta organizaba campañas para promover el voto hispano. Huerta organizaba campañas para promover el voto hispano.
  • El presidente de Estados Unidos y al fondo Dolores Huerta. El presidente de Estados Unidos y al fondo Dolores Huerta.
  • Dolores Huerta ha organizado marchas contra leyes antiinmigrantes. Dolores Huerta ha organizado marchas contra leyes antiinmigrantes.
  • Barack Obama le entregó la semana pasada la Medalla de la Libertad. Barack Obama le entregó la semana pasada la Medalla de la Libertad.
Imagen de


WASHINGTON, DC.- El camino de Dolores Huerta ha sido extenuante, pero seis décadas después, su pasión por el trabajo de las causas comunitarias es tan firme como aquellos días cuando lo hacía en los campos de cultivo en California.
Ese camino la volvió a colocar en la misma senda que la de César Chávez, su socio de lucha, al recibir aquí la Medalla de la Libertad, la máxima distinción que el gobierno de Estados Unidos confiere a un civil, reconociendo con ello el impacto de su trabajo en la lucha por el bienestar social.
Para la hija de un minero y legislador estatal y una ama de casa de Nuevo México, este es un reconocimiento que va más allá de su persona.
“El presidente (Barack) Obama comprende la importancia de lo que es la organización de la comunidad, para ponerme al nivel de Madeleine Albright”, dijo en una entrevista, al referirse a la exsecretaria de Estado durante la administración de Bill Clinton, uno de los tres galardonados este año.
La familia de César Chávez recibió de manera póstuma esa medalla en 1994 de manos precisamente de Clinton.
Dolores Huerta la recibió de manos del presidente Obama, uno de los jóvenes que se vieron influidos por su trabajo, en este caso cuando éste era un activista comunitario en Chicago.
Baja de estatura, algo contrastado con fuerza al lado de Obama, Huerta no parece estar dispuesta a bajar la intensidad de un trabajo que le costó la cárcel en varias ocasiones y varios arrestos junto a alguno de sus hijos.
Esa pasión se proyecta en la actualidad todavía en el brillo de sus negros ojos, una voz sonora y firme y un accionar físico que no parece retratar a una mujer de 82 años, que es además abuela de 16 y bisabuela de siete pequeños.
Todo eso sin contar con el hecho de que compartió vida, felicidades y sufrimientos con tres hombres distintos, los padres de sus hijos, dos de los cuales la hicieron viuda, y cuya presencia nunca pareció desviarla de su objetivo.
“Con los esposos, ¡divorciarlos!” reviró con una amplia sonrisa cuando se le cuestionó cómo pudo complementar su trabajo de madre, ama de casa y esposa, y otro donde las recompensas económicas escasearon siempre.
Recordó como en ocasiones tuvo que pedir a su madre, sus tías o primas que atendieran a sus hijos mientras ella y César organizaban plantones u organizaban campañas para registrar hispanos para votar, una convicción que continúa reflejando con fuerza en este etapa de su vida.
En el caso de Huerta este activismo la mantiene ocupada hoy en día, trabajando desde su fundación o como lo ha hecho desde 1962 tras la creación del Sindicato de Trabajadores Agrícolas (UFWA), organizando comunidades.
Agregó que en todos esos años, la experiencia y los logros alcanzados le han enseñado la diferencia que el trabajo comunitario puede tener en la vida de una sociedad.
A pesar de que los primeros campesinos que ella y Chávez organizaron eran indocumentados y sin muchas simpatías en la comunidad, Huerta recordó cómo los problemas que enfrentaban pudieron ser resueltos gracias al accionar comunitario, algo similar a muchos de los retos actuales.
“El poder está en su persona, juntándose con otra gente, poniendo presión sin violencia, tomando acción directa, así es como se hacen los cambios. Así nos ponen atención los políticos, las agencias”, admitió.
Como prueba de esto se refirió a las marchas de 2006, cuando el republicano James Sensenbrenner empujó una dura ley contra los inmigrantes y que finalmente fue rechazada por el Congreso.
Varios legisladores republicanos que hicieron de esta su causa y la respaldaron, perdieron sus escaños en las elecciones legislativas de ese año, algo que para Huerta es testamento del peso y el poder que tiene el voto hispano.
Huerta añadió que esas marchas, de las más grandes en la memoria reciente del país, echaron además por debajo el argumento de la carencia de líderes comunitarios.
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 22.98
Venta 23.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad