Sunday 22 de January de 2017

Reflexionan sobre dos ofrendas del Templo Mayor

Explican los elementos y la historia de los hallazgos

     19 Feb 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:

MÉXICO, DF.- Con motivo del 35 Aniversario del hallazgo del monolito de la diosa lunar Coyolxauhqui en el Templo Mayor, el arqueólogo Diego Jiménez Badilla abordó el descubrimiento de dos ofrendas dedicadas a la diosa Cihuacóatl-Quilaztli.
Durante la ponencia titulada Evidencias Del Culto A La Tierra En Dos Ofrendas Del Templo Mayor, realizada el sábado anterior en ese recinto, se refirió a dos ofrendas compuestas por cráneos humanos, ollas polícromas, caracoles y otros elementos representativos de los tenochcas, destacó en un comunicado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
Jiménez Badilla, especialista del INAH, mencionó que dichas oblaciones “fueron parte de un ritual en el que los tenochcas devolvían fuerzas germinativas a la tierra, en retribución de las que recibían en cada cosecha”.
Las oblaciones están constituidas por un espadarte de pez sierra, un modelo en barro de una cuna deformatoria, una elaborada con un cráneo humano, una olla, el cráneo de una joven sacrificada, varios caparazones de tortuga, caracoles, conchas madreperla, arena marina y cientos de piedras verdes.
El especialista del INAH comentó que cada uno de dichos objetos están relacionados principalmente con la germinación del maíz.
“La olla efigie de cerámica presenta un collar de flores de cempasúchil amarillas, así como símbolos de nubes en color azul, y un moño y un tocado que simula tener espigas de maíz.
“Cronistas del siglo 16 como los frailes Diego Durán y Bernardino de Sahagún, mencionan en sus escritos que en ciertas ceremonias como la llamada ‘titl’, los mexicas vestían a una joven doncella con el atuendo de la diosa Cihuacóatl-Quilaztli, y la decapitaban con el ‘acipactil’ (espadarte de pez sierra), en espera de lograr la germinación de los campos”, expuso Jiménez Badilla en su participación.
En relación a las réplicas de cunas deformatorias, el arqueólogo citó al cronista Diego Durán, quien dijo que según las creencias de esta cultura, cuando la diosa consideraba que los sacrificios no eran suficientes acudía al mercado de Tlatelolco con un infante en una cuna, misma que encargaba a alguna de las personas del lugar, si no regresaba por ella significaba más sacrificios en su honor.




Lo más leído
Busca Guadalupe duplicar la aportación del Programa 3x1 
Difundirán a nivel nacional los festivales zacatecanos más representativos 
Arranca construcción de la Unidad Básica de rehabilitación en Pánfilo Natera 
Busca la Semujer replicar Ciudades Seguras para prevenir la violencia 
La SFP pone en marcha la unidad móvil para supervisión de obras 
Renuncia Fidel Herrera a su cargo de cónsul en España 
Gael García, fiel a sus ideales
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad