Tuesday 24 de January de 2017

Reflexiones

Referencias

     6 Mar 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Muchas voces se levantaron para festejar la muerte de ese a quien algunos medios de comunicación llamaron Niño Sicario.
Si alguien se congratula del asesinato de un niño de 13 años quien, según el Procurador de Justicia de Zacatecas, mató a 10 personas, algo debe andar muy mal.
Conviene que quienes se congratulan de ese fallecimiento sepan que en todo el cuerpo de la víctima había huellas de tortura; que sus manos estaban molidas, deshechas y que le faltaba piel en la parte derecha del rostro.
También deben saber que luego de ser capturado por la Policía Federal fue retenido ilegalmente por la Procuraduría General de la República durante 48 horas, sin asistencia de familiares, abogado, y ningún visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.
Deben saber que después de que la PGR lo entregó, sin cargo alguno, a la Procuraduría General de Justicia del Estado, esta, sin el debido proceso, eludiendo los protocolos legales del caso, lo echó; sí, lo echó a la libertad, al alcance de sus compinches que podían creerse delatados o de los enemigos del cártel rival, quienes finalmente lo capturaron y asesinaron.
Debe saberse también que el niño "narcoexplotado" difícilmente habría matado a alguien, porque no tenía arma. Días antes los cabecillas de su cártel pusieron en sus manos un arma, porque “le iban a dar otras tareas”, pero perdió la pistola, tal vez intencionalmente, para no matar.
¿Qué sociedad es esta que no condena a quien debió protegerlo, en vez de identificarlo y acusarlo públicamente de 10 homicidios que nunca podrá probar y en cambio violó reiteradamente ante los medios de comunicación el derecho del menor a la presunción de inocencia?
¿Qué sociedad es esta que en vez de crear asociaciones para la protección de la niñez funcionales y eficaces, se solaza en la creación de agrupaciones de protección de perros y gatos callejeros?
¿Por qué no se rompen lanzas contra los funcionarios judiciales ineptos, en vez de romperlas contra las corridas de toros y las peleas de gallos?
¿Será que hoy la gente se siente más cercana a los animales que a sus congéneres?
¿Será que el germen de la maldad, abonado por la debilidad de los nobles valores humanos hace preferir amar y “ser amados” por animales, seres que nada reprochan, todo lo toleran, soportan, callan y si cansan al amo, éste puede abandonarlos sin complicaciones ni remordimientos?
¿A tanto ha llegado la hipocresía humana? ¿Tanto hemos descendido?
El caso no debe cerrarse. Es necesario investigar y sancionar a las autoridades que hayan incurrido en las graves faltas que pusieron al niño en manos de sus asesinos.

*Periodista
ricgomm@hotmail.com




Lo más leído
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
Habrá matrimonios colectivos en Zacatecas
Cercano a Trump percibe ventajas para canadienses
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.29
Venta 21.79
€uro
Compra 22.87
Venta 23.37

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad