Monday 16 de January de 2017

Reflexiones en el camino

     17 Oct 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Consideramos muchas veces que eso está superado. Una persona pensante no se fía sino de las comprobaciones de la ciencia que se imponen como verdaderas o de las evidencias que brillan ante sus ojos. Pero la fe, como un acto humano, se nos impone. Si alguien me dice “te amo”, para estar seguro de ello, no puedo hace una vivisección de su corazón para averiguar sus sentimientos, simplemente le creo o no le creo, me fío o no. Y así, en muchas otras situaciones, no nos queda más remedio que confiar en el testimonio de los otros para actuar, incluso para tomar decisiones importantes en la vida.
Si hablamos de la fe religiosa nos referimos a un artículo fuera de moda puesto en la sección de “remates por fin de temporada”. La fe de los católicos, por hablar de la dominante en nuestro entorno, da signos de que va en decadencia.
En estos tiempos, tan pletóricos de posibilidades, parece ser que tener fe, declararse católico por ejemplo, es un patrimonio de la gente “de antes”; ya ni siquiera es importante aunque sea para quedar bien en la sociedad; al contrario, puede convertirse un obstáculo para ello.
Los clérigos lo saben y lo saben bien. Sienten que los bancos de sus templos cada vez están más vacíos y que especialmente la gente joven, los que ahora tienen una presencia influyente en la sociedad o pronto la tendrán, ya no están dispuestos a darles muchas concesiones.
Saben bien que han perdido credibilidad. Se dan cuenta que la gente de hoy está dando la espalda al catolicismo. Y cómo no, si esa Iglesia es ahora protagonista de grandes escándalos mediáticos.
¿Se acerca el fin de la Iglesia católica? Parece que sus dirigentes se han planteado esta pregunta porque se están movilizando. Quieren reposicionar en el mercado de la vida su artículo más preciado: la fe. Parece que esta sociedad religiosa no se da por vencida, que saca fuerzas aún de sus propias debilidades, y que sueña con un mundo donde la gente vuelva a considerar como interesantes, como valiosos, como dignos de ser vividos los valores de su evangelio. Quién sabe si lo logren.
Pero no nos caería mal un poco de sal en nuestro platillo. Un poco de fe hace falta en nuestras relaciones cotidianas, el hombre no puede ser sólo un lobo para el hombre.
Hace falta un poco de confianza para no desesperar ante las situaciones que nos rebasan, que nos hacen sentir incómodos y nos llenan de ira e indignación. Volver la mirada hacia un horizonte más espiritual puede ser saludable.

*padrefelix98@hotmail.com




Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.73
Venta 22.23
€uro
Compra 22.94
Venta 23.44

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad