Tuesday 24 de January de 2017

Reforma laboral y el TLC

     16 Oct 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Felipe Calderón, muy inteligente le avienta la pelota de la reforma laboral a Peña Nieto, sabe que es impopular y que los sectores más desprotegidos jamás la van a dejar pasar. La presión la va a atajar el Senado. El PRI tendrá que explicar a sus centrales obreras su proceder histórico.
La premisa equivocada de generar empleos y soberanía alimentaria desde los acuerdos comerciales internacionales ha tenido costos políticos muy desgastantes para el estado mexicano.
No obstante se ha dejado a un lado una reforma fiscal de Estado con la capacidad de fortalecer el ingreso de las empresas y con ello generar más empleos productivos con una remuneración digna, aunado a una certeza y estabilidad jurídica para los trabajadores.
Ya que la reforma laboral viene persuadida por los intereses económicos del Fondo Monetario Internacional, para satisfacer las deficiencias que ha provocado la crisis financiera mundial, esta se cree que pudiere ocasionar el hundimiento y la pobreza de la clase trabajadora.
La clase política mexicana sabe que no puede echarse para atrás porque el estado mexicano tiene acuerdos multilaterales firmados en materia laboral que lo hacen vinculante.
Toda vez que en los últimos 17 años se han creado 5 millones empleos formales, hay quienes opinan que debieron crease 16 millones, igual la productividad está en el sótano corriendo la misma suerte que los salarios. Esas son las razones de esta reforma.
Sin duda alguna que la propuesta de la reforma laboral se hace en un clima de inestabilidad económica mundial, en un contexto nacional incierto en donde los últimos cambios constitucionales en esta materia se hicieron hace 41 años.
La presión que ha surgido a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio en 1992 en donde el preámbulo establecía un acuerdo laboral con el TLC que tenía como objetivo la creación de nuevas oportunidades de empleo, la mejoría de condiciones de trabajo y los niveles de vida.
Dado que en el concierto internacional la Organización Internacional de Trabajo, la OIT, se comprometía a cumplir con principios básicos como la libertad  del trabajador a  asociarse, el derecho a la negociación colectiva, y el derecho a la huelga.
Sin embargo se hizo caso omiso a la protección de los trabajadores migratorios.
Quienes presionan a México a urdir una reforma laboral, son los mismos que tienen el poder omnímodo de no respetar los tratados en materia laboral.
El dilema es: una reforma para colaborar en el déficit internacional perdiendo soberanía o una reforma proteccionista  que promueva el empelo y la productividad.

*Maestría en Derecho Constitucional
sergio16garcia@gmail.com
 




Lo más leído
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
Habrá matrimonios colectivos en Zacatecas
Cercano a Trump percibe ventajas para canadienses
A la mesa, todos los temas: Peña; anuncia decálogo para negociar con EU
Mejor esperar que renegociar TLC con Trump: Excanciller Derbez
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.30
Venta 21.8
€uro
Compra 22.99
Venta 23.49

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad