Monday 16 de January de 2017

Remanentes útiles para el cambio

Los días del Bi-100

     26 Jun 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Hoja con membrete de 1912
Hoja con membrete de 1912

Junio de 1912 es un mes con el signo dominante de las elecciones federales y estatales.
Es un periodo de encuentro frontal impreso entre las furias jacobinas y los cosacos de sotana (dixit Esteban Marcel). Ambos grupos echaron, desde meses, días y horas atrás, ovillos cargados con nudos suficientes para hacerse de hilos clientelares sueltos y para recuperar algunos lazos sostenedores del régimen porfirista.
Fernando Cabral, jefe político del distrito de la capital del estado y cabecilla de los emergentes antirreleccionistas, con toda su fuerza política logró reformar el Reglamento de Policía y Buen Gobierno (en abril de ese año).
El fin de modificar la norma municipal era cerrar los establecimientos comerciales. Se deseaba con esa acción garantizar la seguridad pública.
Pero más todavía, se intentaba congraciar con la Unión de Empleados Particulares (base social del voto duro de los antirreeleccionistas en la ciudad de Zacatecas).
Otro éxito de Cabral fue la contratación de don Natividad del Toro. Éste sombreretense ingresó a las fuerzas de seguridad pública.
Lo interesante en la hoja de vida del señor del Toro era su pasado reciente: fue el responsable de la protección de Sombrerete, en mayo de 1911. Le correspondió defender el ataque revolucionario encabezado por José Luis Moya, el líder armado maderista en la entidad.
El hacendado sombreretense, Francisco Gallastegui (residente en León, Guanajuato), fue quien recomendó a Del Toro ante Cabral.
En una misiva (signada el 30 de mayo) comentó de la enemistad de don Natividad “con el bandidaje al que siempre ha perseguido con empeño y gran éxito; (y agregó) Dicho señor siempre ha sido trabajador y honrado”.
Cuatro días después, Cabral le respondió: “En obsequió de su recomendación, haré lo posible en bien del señor Del Toro en la primera oportunidad que se presente”.
Frente a esos remanentes de indiscutible repercusión política, el abogado J. Guadalupe González renunció a su cargo de ejecutivo interino. El fin de su anuncio, presentado al Congreso del Estado, era para concursar en el proceso electoral de ese año.
En la sesión del 10 de junio leyeron su oficio. Alegó el deber de “atender asuntos particulares (era candidato oficial al gobierno, para un periodo constitucional)”.
El día 15, los diputados aprobaron el pedimento de González. En su lugar designaron al hacendado, dueño de Trancoso, don José León García. El nombramiento no era inocente, pues este descendiente de los García Salinas intentó ser candidato oficial al gobierno de Zacatecas…

*Historiador y profesor universitario


 




Lo más leído
La Juve cae ante Fiorentina y queda presionada en la cima
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Liga MX
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Mineros caen ante Leones Negros en Segunda División
Los Steelers buscarán revancha ante Pats en final de Americana
En un clásico de suspenso, Packers eliminan a Cowboys
Sevilla remonta, trunca racha del Madrid y se pone a uno
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.50
Venta 22
€uro
Compra 22.84
Venta 23.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad