Saturday 21 de January de 2017

Reporte de Los Gallos

Los días del Bi-100

     18 Sep 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
Calle de Los Gallos, actualmente avenida Fernando Villalpando.
Calle de Los Gallos, actualmente avenida Fernando Villalpando.

Escenario: La calle de Los Gallos. Ésta es una de las vías antiguas de la ciudad de Zacatecas. Tiene como extremos el Templo de Santo Domingo y un jardín que linda con la Alameda. En su transcurrir hay mucho de espaldas de edificios (lo derruido del Exconvento de San Agustín y la Casa de la Moneda), de desembocaduras de los barrios de trabajadores (Los del Cobre), y, también hay edificios referenciales (Instituto de Ciencias y la excasa del protestante Severo Cosío).
Tiempo: Martes, septiembre 10 de 1912. Verano (quizá el cielo azul cobalto tiene algunas nubes poco torrenciales).
Hechos: Poco después de las 4 de la tarde, en la esquina que forman el callejón de Lancaster y la calle de Los Gallos. Se encontraron dos personas del sexo masculino. Uno era Antonio Chávez Ramírez, el otro era el jefe superior de la policía. Caminaron. Platicaron. Lo hicieron “largo rato”. Estuvieron afuera de la casa de Antonio, situada en la calle de Los Gallos.
Palabras: Interesantes, quizá. Platicaron “cosas de gobierno”.
Rasgos: Antonio, según la novela Juan Rivera (de Ramón Puente, México, Ediciones Botas, 1936), “hablaba con voz de bajo profundo, por eso le decían Chavotes. Era liberal rojo, casi anarquista; regenteaba en propiedad uno de los principales hoteles de la ciudad”.
Era el que estaba frente al Teatro Calderón. Contraesquina del mercado González Ortega.
Además del hotel, Chavotes era dirigente de una mutualista de burócratas. A través de ella administraba el ahorro de los trabajadores gubernamentales.
Otro día. Miércoles, septiembre 11 de 1912. En la misma calle; por la misma acera; después de las 4 de la tarde. Antonio Chávez Ramírez caminó junto con “un viejito”. En su diálogo “fueron maltratando al Partido Católico, al obispo y al Club Luis Moya”.
De Chavotes no es novedad su oposición al gobierno. Fue, en días pasados, un candidato a gobernador que perdió por mucho ante el ganador. Chavotes va casi diario a la tienda de J. Pilar Arroyo. Allí bebe y despotrica contra el licenciado González.
El interesante es el adulto mayor, con el que platica Chávez Ramírez. Es don José María Castañeda (80 años y nacido en la región de Sombrerete, con inversiones en minas en esa parte del estado). Si el padrón electoral de 1912 no omitió otros adultos mayores, don José María es uno de los cinco decanos de la ciudad.
Por cierto, una semana atrás, el 5 de septiembre de 1912, Castañeda, como diputado local, pronunció uno de los discursos más elocuentes del parlamentarismo zacatecano.
Ahí señaló: “hoy concluye mi carrera política y como a la vez estoy en las postrimerías de mi vida, no quiero dejar mancha y obrar conforme con las inspiraciones de mi conciencia”. Sí., hubo aplausos. Fueron los proporcionados por los políticos del régimen porfirista en Zacatecas.
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad