Sunday 22 de January de 2017

Riesgos de una nueva guerra en Corea

     8 Apr 2013 04:00:00

A- A A+

Compartir:
  • El armamento utilizado en la Guerra de Corea está en exposición en un museo de la capital de Corea del Sur. El armamento utilizado en la Guerra de Corea está en exposición en un museo de la capital de Corea del Sur.
  • Soldados de Corea del Sur patrullan la frontera con Corea del Norte. Soldados de Corea del Sur patrullan la frontera con Corea del Norte.
  • El ejército de EU en Seúl, Surcorea. El ejército de EU en Seúl, Surcorea.
Imagen de


TOKIO, JAPÓN.- A medida que las tensiones aumentan en la península coreana, una cosa sigue siendo cierta: todas las partes tienen buenas razones para evitar una guerra total. La última allí, hace seis décadas, dejó unos 4 millones de muertos.
Los líderes norcoreanos saben que ir a la guerra sería suicida. A largo plazo no pueden esperar derrotar a Estados Unidos y arrollar exitosamente a Corea del Sur.

El mar de fuego
Incluso sin armas nucleares, Corea del Norte tiene un as bajo la manga. La mayoría de los expertos creen que son ciertas sus afirmaciones de que posee suficiente poder militar convencional de sus unidades de artillería como para devastar Seúl. Un ataque así dejaría muchos muertos -con frecuencia calculados en cientos de miles- en un período de tiempo muy breve.
La mayoría de estas baterías de artillería ya están en posición de atacar, ocultas bajo el terreno y camufladas en forma muy efectiva, lo que significa que las fuerzas estadounidenses y surcoreanas no pueden contar con tener la capacidad de poder anularlas antes de que ellos ataquen. Los expertos creen que aproximadamente el 60% de los activos militares de Corea del Norte se encuentran posicionados relativamente cerca de la zona desmilitarizada que separa a ambos países.
Las armas más amenazadoras de Corea del Norte son sus baterías de artillería Koksan de 170 milímetros, que tienen 14 metros de longitud y pueden arrojar morteros convencionales a una distancia de 40 kilómetros. Eso es insuficiente como para llegar hasta Seúl, que se ubica a 50 kilómetros de la zona desmilitarizada. Pero si los norcoreanos utilizan proyectiles asistidos por cohetes, el rango de alcance aumenta a unos 60 kilómetros. Las armas químicas disparadas desde este armamento podrían provocar un caos aún mayor.
Incluso así, no todo el mundo cree que Corea del Norte podría hacer valer sus amenazas de crear “un mar de fuego”. Roger Cavazos, experto en seguridad y exoficial del ejército estadounidense, escribió en un informe para el Instituto Nautilus el año pasado que, entre otras cosas, las grandes armas de los norcoreanos tienen una elevada tasa de proyectiles lanzados que no explotan, son más bien una amenaza a los suburbios externos de Seúl.
“En ocasiones Corea del Norte amenaza con ‘convertir a Seúl en un Mar de Fuego’ ”, escribió. “Pero, ¿realmente puede Corea del Norte hacer esto? ... La respuesta breve es que no pueden; pero sí pueden matar muchas decenas de miles de personas, iniciar una guerra en mayor escala y provocar una enorme cantidad de daño antes de que el régimen caiga a la larga”.

Ataques iniciales, ataques preventivos
Esto es lo que ambas partes dicen les preocupa más.
Corea del Norte afirma que está desarrollando armas nucleares y misiles de largo alcance como un elemento de disuasión para impedir que Estados Unidos o Corea del Sur la ataquen primero. El razonamiento detrás de esto es que Washington no lanzará un ataque preventivo si Pyongyang tiene una buena oportunidad de arrojar una respuesta inmediata y devastadora.
Junto con su artillería enfocada hacia Seúl y otros blancos en Corea del Sur, los norcoreanos están desarrollando la capacidad de desplegar misiles móviles, más fáciles de mover u ocultar. Corea del Norte ya cuenta con misiles Rodong que tienen -al menos sobre el papel- un rango de aproximadamente 1 mil 300 kilómetros, suficiente como para alcanzar varias bases militares estadounidenses en Japón. Junto con 28 mil tropas en Corea del Sur, Estados Unidos cuenta con 50 mil efectivos en territorio japonés.

El dilema de China
Sin el apoyo de China, Corea del Norte no existiría. Los chinos pelearon junto a los norcoreanos en la Guerra de Corea y desde entonces han respaldado a Pyongyang con ayuda económica.
Sin embargo, con el paso del tiempo, Beijing ha llegado a sentirse frustrado con el gobierno norcoreano, en especial por su programa nuclear. China y Estados Unidos trabajaron juntos en redactar una resolución de las Naciones Unidas que sanciona a Corea del Norte por su prueba atómica del 12 de febrero.
Pero China aún tiene razones válidas para no querer que el régimen se derrumbe repentinamente.
Una guerra en la península coreana probablemente desataría un éxodo de civiles norcoreanos a través de su porosa frontera de 1 mil 300 kilómetros de longitud, que a su vez podría llevar a una crisis humanitaria o a una agitación a las que el gobierno chino tendría que hacer frente.
China  sostiene un comercio significativo con Corea del Sur y Estados Unidos. Una inestabilidad en la península coreana podría afectar las economías de los tres países.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad