Sunday 22 de January de 2017

Ryuchi y los dioses del porvenir

Cartas desde el exilio

     17 Oct 2011 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Cuando terminó de leer “Las partículas elementales”, Ryuchi sintió una profunda desazón que en verdad no le pertenecía. Pero como todo mundo sabe, los mecanismos empáticos y los restos piadosos del cristianismo recesivo suyo a menudo lo empujaban a identificarse con espíritus lacrimosos ajenos a su vital temperamento.
Ryuchi parecía olvidar que libros como aquel fueron los estertores finales de la moribunda cultura occidental del siglo 21, civilización paradójica que ahora a nadie parece interesarle.
Ese desgarrador canto del cisne fue el signo mortuorio de una humanidad, así la llamaban entonces, incapaz de entender y amar lo intangible.
Hoy únicamente celebramos los vestigios de la arcanas culturas mediterráneas anteriores al racionalismo cristiano y a los plúmbeos dogmas inventados  por los diversos monoteísmos religiosos.
Nuestros dioses se asemejan a las viejas deidades de aquellos pueblos pletóricos de imaginación y gozo terrenal. Al respecto, el propio Ryuchi ha defendido una hipótesis muy audaz, afirma que si bien existe una suerte de trazo helicoidal que une a ambos seres, los actuales carecen de pulsiones providenciales. Son humildes y han aceptado la idea de que el azar tiende a destruir los senderos lineales y los determinismos pútridos.
Además, Ryuchi piensa que están saludablemente alejados de las proyecciones antropomórficas y los devaneos universalistas. No asumen las metáforas espaciales de las alturas celestiales y los infiernos punitivos, ni las analogías del más allá y del más acá.
Por el contrario, son interiores y evanescentes, acaso partículas en dispersión que oxigenan los sentidos y el pensamiento, como si fuesen melodías que en su fuga hacia el cambio permanente dejasen pequeñas incisiones de éxtasis.
No son verbo encarnado ni arrogantes creadores del cosmos; son más bien prudentes y jocosos, hijos de lo intangible al igual que los sentimientos, las ideas, los sueños y los mundos improbables. La benévola influencia suya ha permitido a nuestros pueblos socavar la tiranía de las necesidades de supervivencia. Atrás hemos dejado la compulsión por la acumulación material y de poder que tanto daño hicieron a los humanos de antaño.
A Ryuchi le causan pesar las historias trágicas del pretérito, no logra comprender las razones que llevaron a millones de personas al callejón sin salida de la aniquilación planetaria.
Jamás ha entendido la voracidad de sus apetitos y deseos; ni el vértigo embriagador que les provocaba el conflicto cotidiano, como tampoco el cultivo sempiterno de la inmadurez y del narcisismo.  
Terminaron amando la violencia y la vulgaridad, carecieron de una fuerza interior que los elevara por encima de las gratificaciones inmediatas. Hicieron lo imposible para convertirse en los otros, los extraños de sí mismos.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores




Lo más leído
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Gael García, fiel a sus ideales
Una segunda oportunidad para tu basura
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Muere Yordano Ventura, pitcher de los Reales de Kansas City 
No es tiempo de revisar el contrato colectivo: Gerardo García 
Se burla Trump de movilizaciones en su contra “¿Por qué no votaron?” 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Renuncia Fidel Herrera a su cargo de cónsul en España 
Mineros brinca al tercer lugar del Ascenso MX 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.55
Venta 22.05
€uro
Compra 23.09
Venta 23.59

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad