Wednesday 18 de January de 2017

Sacan del baúl la música prohibida del siglo 18

Conferencia y concierto de Aída López

     27 Apr 2011 03:30:00

A- A A+

Compartir:
  • El flautista Federico Morales. El flautista Federico Morales.
  • Francisco Muro estuvo en la guitarra. Francisco Muro estuvo en la guitarra.
  • Aída López presentó una original conferencia. Aída López presentó una original conferencia.
Imagen de


Con una mezcla de textos académicos y canciones interpretadas por ella misma, Aída López González habló sobre la música que en el siglo 18 desafió a la Iglesia y a las autoridades novohispanas por su contenido escandaloso, lo que le valió ser prohibida por la Inquisición.
Aida López, quien es licenciada en Letras y actualmente cursa el Doctorado en Humanidades de la UAZ, explicó que las canciones que escandalizaron a la sociedad novohispana entre 1766 y 1800 son una valiosa fuente para comprender la historia de la fiesta popular en México.
"El análisis de las letras de estas canciones revela un manejo del lenguaje divertido y al mismo tiempo capaz de juzgar y criticar a una sociedad empeñada en esconder sus injusticias y torpezas tras la cortina de las buenas costumbres", dijo López González.
Como estudiosa de las representaciones de la mujer en la literatura novohispana, López González dijo que estas canciones muestran una mujer que se divierte, se ríe, y es hasta cierto punto perversa, lo cual contrasta con el ideal de la mujer abnegada e indefensa que prevalecía en la sociedad novohispana.
Al tiempo que desarrollaba su análisis, Aida López fue presentando algunas canciones al público, para lo cual tuvo el acompañamiento del maestro en guitarra Francisco Muro, el flautista Federico Morales y el tenor Héctor de Jesús Reveles.
El repertorio se integró por los temas “El chuchumbé”, “Los panaderos”, “La bola”, “La confesión” y “La tirana”.
Las figuras literarias que Aida López mencionó como las más características de estas canciones son la caricatura, que tiende a ridiculizar a las autoridades y crear personajes grotescos, así como la desnudez, que pone al hombre y a la mujer en la misma dimensión hablando sobre sus genitales, presentes en los temas “El chuchumbé” y “Los panaderos”.
López González también habló sobre el líbelo, modo de hablar con ficción de un personaje verdadero; la ironía, que invierte lo sagrado a lo profano, y la escatología, que es una manera de rebajar a cualquiera comparándolo con los excrementos, que son lo más vil y sucio.
"Este tipo de canciones pertenecen a un mundo carnavalesco en el que no existen reglas y todo está al revés. Su principal característica es que dan rienda suelta a fuerzas que permanecen reprimidas por la sociedad, como la libido, la violencia y la risa", comentó la joven conferencista.
Otro de los rasgos que López González mencionó sobre estas canciones es que son producto de la mezcolanza cultural que se dio durante el período novohispano. Sus letras y su música tienen la influencia africana, la española y la indígena. Ello hacía que todos los habitantes de la Nueva España pudieran identificarse en ellas, sin importar su etnia o círculo social.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.00
Venta 23.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad