Thursday 23 de March de 2017

Santorum triunfa en primarias republicanas de Alabama y Mississippi

     18 Mar 2012 15:51:59

A- A A+

Compartir:
La victoria de Santorum fue una severa derrota para Romney.
La victoria de Santorum fue una severa derrota para Romney.

CIUDAD DE MÉXICO.- El ultraconservador religioso Rick Santorum emergió victorioso de una gran batalla y todo indica ahora que la carrera por la nominación presidencial republicana se convirtió en una lucha entre dos aspirantes, aunque con dos molestos intrusos.

Santorum fue el gran ganador de las elecciones primarias sostenidas ayer en los estados de Mississippi y Alabama, dos tradicionalistas bastiones del conservadurismo, donde las votaciones fueron sorprendentemente competidas.

Las dos victorias de Santorum confirmaron la narrativa de una batalla entre dos facciones del Partido Republicano, una populista ultraconservadora representada por Santorum y otra, mas moderada y con mas énfasis en la posibilidad de ganar en noviembre, con el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney como portaestandarte.

Fue una severa derrota para Romney, que ha tratado por meses de construir un aura de inevitabilidad alrededor de su candidatura, apoyada de hecho por la estructura del partido y en la que ha invertido ya más de 50 millones de dólares.

Los resultados de ayer fueron un golpe de enorme dureza a las ambiciones del ex presidente de la Cámara baja, Newt Gingrich, que logró segundo lugar en ambos estados, pero no obtuvo triunfos que justifiquen para muchos su permanencia en la carrera, luego de sólo dos victorias, en Carolina del Sur y su natal Georgia.

Los triunfos de Santorum apenas opacaron la dureza de la batalla que ganó por apenas un punto y fracción en el caso de Mississippi, donde hubo apenas tres puntos de diferencia entre el primer y el tercer lugares. Santorum obtuvo 33 por ciento del voto contra 31.3 de Gingrich y 30.2 de Romney.

En Alabama, la victoria de Romney fue proclamada hacia las 20:30 horas, tiempo de México, cuando con 60 por ciento del voto las agencias de noticias y cadenas de televisión decretaron la victoria de Santorum con 34.6 por ciento del voto contra 30 por ciento para Gingrich y 28.2 por ciento para Romney.

Esos porcentajes aumentaron ligeramente durante la noche.

“Me parece que fue una noche notable para Santorum, una mala noche para Romney y de ninguna forma una gran noche para Gingrich”, comentó Robert Gibbs, un consejero de la campaña de reelección del presidente Barack Obama.

Curiosamente, al inicio del día se esperaba que los dos estados fueran una batalla entre Gingrich y Romney.

Se espera en todo caso que los resultados redoblen los llamados de Santorum para que Gingrich se retire y no actúe como un saboteador del voto conservador. Según Santorum, la presencia de Gingrich divide a los votantes que comparten su ideología y le impide dar una mayor batalla a Romney.

De hecho, varios analistas puntualizaron que la competitividad de Romney en los dos estados, donde obtuvo alrededor del 30 por ciento de la votación, se debió mas bien a que Santorum y Gingrich se dividieron los votos ultraconservadores.

Si hubiese habido uno sólo, los resultados hubieran sido de 60 a 30, difícilmente alentadores.

Pero Gingrich, que logró unos 20 de los 84 delegados en disputa en los dos estados, rechazó la idea de retirarse y en un discurso ante partidarios prometió que llegará hasta la convención de agosto.

Por su parte, un portavoz de Romney afirmó que los resultados iban conforme a la estrategia de su candidato. Eric Fehrnstrom dijo a la cadena CNN que su campaña no aspiraba a ganar en los estados sureños sino lograr un tercio de los delegados, algo que es posible.

De acuerdo con las proyecciones, para la noche del martes Romney tenía 477 delegados, contra 229 de Sanmtorum, 136 de Gingrich y 66 del diputado Ron Paul. La suma de los tres últimos no iguala a la de Romney, considerado como el favorito para la nominación final.

La mayor implicación, sin embargo, es que lo que ya se considera como una políticamente sangrienta confrontación se prolongará probablemente hasta el mes de junio, a reserva de que se cumplan los augurios de Romney y sus partidarios sobre el ritmo de obtención de delegados.

Pero la posibilidad de que Romney llegue a la convención  sin los delegados necesarios para asegurar la candidatura no parece tan remota ahora, aunque sigue como el favorito para lograr la nominación final.

Para lograr la nominación presidencial republicana, un aspirante debe lograr mil 144 delegados, la mitad del total los que se encuentran en disputa en las primarias.

En todo caso, para ganar finalmente, el ex gobernador de  Massachusetts Mitt Romney deberá hacer concesiones al ala derecha de su partido, lo que podría complicar sus inciertas posibilidades de triunfo en noviembre.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.98
Venta 19.48
€uro
Compra 20.51
Venta 21.01

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad