Sunday 22 de January de 2017

Sentido común y actitud positiva

     22 Mar 2013 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Excelente manera de cerrar el programa conmemorativo al  Día Internacional de la Mujer, sin duda todos los eventos programados fueron de gran trascendencia, pero la conferencia a cargo de Rigoberta Menchú Tum, vino a cerrar con broche de oro el ciclo de actividades coordinado por la Secretaría de las Mujeres.
La charla de Rigoberta Menchú, guía indígena guatemalteca que ha destacado por su liderazgo en la lucha por la justicia social y el respeto a los derechos de los indígenas, lucha que le valió recibir el Premio Nobel de la Paz en 1992; giró en torno a su historia de vida.
Con gran fortaleza narró las terribles historias sobre la pérdida de sus padres y hermanos, las injusticias, discriminación y explotación de las que fue víctima junto con otros indígenas de Guatemala.
Hasta ahí, una historia de vida nada fácil, pero lo extraordinario de su experiencia es la actitud que decidió asumir ante la adversidad, no fue el rencor, ni el deseo de venganza lo que le hizo alzar la voz por los que perdió, por ella y por los que seguían siendo sometidos, sino fue un enorme deseo de hacer algo por los demás.
Refería ella, que no habría tribunal que juzgara y castigara todas las injusticias de las que ella había sido testigo, era mejor estar bien con ella misma, curar sus heridas para estar bien con los demás.
Su filosofía de vida se centra en entender que somos seres materiales, espirituales, que formamos parte de una sociedad y por tanto es indispensable establecer códigos que permitan la coexistencia.
Entre esos códigos resalta la necesidad de tener siempre una mente positiva, porque sólo así se tiene la fuerza para luchar por la paz, sólo con una mente abierta podemos saber que pese a las atrocidades que pasan en el mundo, podemos celebrar la alegría de encontrar una solución.
Para encontrar una solución se requiere de sentido común y refirió algo muy cierto: “los doctorados no curan gente”, es importante complementar el saber con el conocimiento, porque este último no basta para encontrar las soluciones a tantos problemas que nos aquejan.
El conocimiento lo obtenemos en las escuelas y universidades, en el propio entorno social, pero el saber lo adquirimos  en nuestro propio proceso de vida, y ese saber puede ser el eje determinante para que el sentido común nos dicte cual es el camino correcto.
La experiencia de vida es la herramienta más valiosa para forjar una mejor sociedad, pero es imprescindible que esa experiencia esté forjada desde una perspectiva positiva, regida por valores y teniendo claro que no todo lo podemos cambiar, pero que cada una de nuestras acciones puede influir para un cambio.
Sigamos entonces su filosofía de vida, para motivar el cambio que tanto demandamos, comencemos por practicar los puntos que determinan la  buena actitud de esta gran mujer: respeto, reciprocidad, agradecimiento y amor incondicional.

*Docente investigadora de la UAZ
angelicavelez@live.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad