Tuesday 17 de January de 2017

Ser priísta en Zacatecas

     29 May 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Zacatecas siempre se caracterizó por ser un estado inminentemente priísta, tricolor, con el más alto índice de votación a favor del PRI durante muchísimos años hasta que Ricardo Monreal Ávila le causó un boquete. El expriísta Monreal Ávila rompía toda lógica cuando supo leer los fenómenos políticos del país y el pulso de la sociedad zacatecana para instaurar un gobierno de “izquierda”, al acabar con más de 70 años de gobiernos priístas en la entidad. Resultó un fiasco su administración para muchísimos paisanos y aquello se convirtió en un negocio de cuates. Pero los zacatecanos no son rencorosos y aún así votaron por la única opción de izquierda (no entrecomillo) que ha habido en este país cuando Ricardo Monreal terminó su mandato.
Corría entonces el comentario entre los zacatecanos que si Arturo Romo Gutiérrez había hecho un pésimo sexenio, sólo superado por Monreal, con Amalia García no podrían estar peor las cosas. Pero resultó que ganó con creces e intereses la única mujer (y hombre) proveniente de la corriente de izquierda del país que ha gobernado en México el nada honroso mérito a la peor gobernadora de la historia en Zacatecas, máximo cuando se trata una mujer con militancia de izquierda prácticamente desde la universidad y el PSUM. No era una expriísta del PRD como todos los “perredistas de izquierda” que han sido gobernadores en este país.
El sexenio de Amalia García fue de los más oscuros. Una especie de hoyo negro en el que sólo podía verse al fondo el rostro muy alegre de la hija Claudia Corichi. No había más ni interesó otra cosa a la gobernadora García Medina. Gobernó para ella y su hija. Cerraba así 12 años de gobiernos que llegaron con una legitimidad de votos, de miles de esperanzas puestas en estos dos gobernadores, de la garantía de pertenecer a una corriente que estaba contra la corrupción, contra todo lo que el PRI hasta entonces había hecho. Y resultó un engaño que duró 12 años. Una vil mentira de ideales y promesas.
Ahora, cuando hablo con un amigo de la infancia y me cuenta que ha sacado, otra vez, su bandera del PRI, recuerdo estos 12 años y mi reciente estancia por mi tierra. Es doloroso ver a mi estado sumido en el miedo por la siembra de inseguridad y mafias que hicieron los gobiernos de Monreal y de Amalia. Le preguntaba al procurador Arturo Nahle, poco después de que comenzara la administración del gobernador priísta Miguel Alonso Reyes, que si habría negociación con las mafias. Nahle, muy su estilo, me decía que irían al fondo, al destierro, pero nunca a la negociación. -¿Y podrán?, le pregunté. Pues no sabemos, me confesó, pero no hay vuelta atrás. Hoy he visto esa lucha soterrada que se libra de los engendros heredados por los gobiernos anteriores y he visto que los priístas vuelven a arrear banderas. En Zacatecas, el PRI es otra cosa muy distinta a lo que he visto en otras entidades de la República. Ser priísta en Zacatecas es un asunto muy serio.


*Periodista
 




Lo más leído
Director de Seguridad Pública de Jerez balea a 4 jóvenes
Secuestran a dos hombres en Guadalupe
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Se pasa el alto y choca
Aseguran un vehículo robado
Se pone agresivo con Tránsito
Por Trump, anuncian cerco a Embajada de EU y bloqueo a puentes internacionales
Piden a SRE vigilar proceso de mexicano detenido en Letonia
Autoridades estatales inauguraron la presa la Suzaya en el municipio de Pánuco  
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.53
Venta 22.03
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad