Monday 23 de January de 2017

Sí a los toros

     17 May 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Conocí las corridas de toros asistiendo las tardes de feria con mi padre. Ahí escuché amenas conversaciones sobre lo que algunos consideran un arte; recogí la emoción derivada del peligro, que se conjuntaba con la euforia colectiva y la música de la Banda del Estado, comandada de forma extraordinaria por Salvador García.

Pude ver tanto a los matadores que “toreaban al público”, como Eloy Cavazos y Rafael Ortega, como a los de técnica excelsa: José Tomás, Julián López El Juli, Sebastián Castella y, muy recientemente, Alejandro Talavante.
No soy un antitaurino. De hecho, no soy “antialgo”. Admiro y aprecio a muchos personajes involucrados a nivel nacional y local, como el juez de plaza Carlos Ibargüengoytia, a quien considero uno de los más brillantes jóvenes zacatecanos.
Pero desde el año 2010 soy representante popular. Y a partir de ahí, además de mis creencias y convicciones, estoy obligado a atender otras opiniones.
En la Legislatura he conocido a organizaciones esenciales para la vida pública de Zacatecas. Es el caso de Luis Barquera y ODISEA en el tema educativo, de Rita Román en los derechos sexuales y de Lupita Tapia, de la Asociación Civil Tlanempan, en la defensa de los derechos de los animales.
Gracias a ellos, he encontrado varios argumentos para formar una opinión.
El primero es la congruencia. El 7 de septiembre del 2010 juré honrar la Constitución del Estado, pero también las leyes vigentes.
En Zacatecas, la Ley de Protección y Bienestar de los Animales prohíbe: “azuzar a los animales para que se ataquen entre ellos, o a las personas”, “sacrificar animales con métodos diversos a las normas oficiales mexicanas” y “causar la muerte por cualquier medio que prolongue la agonía o el sufrimiento”. A todas luces, las muertes en las corridas de toros están fuera de norma.
El segundo argumento es el de la “tradición” y la “identidad”. A lo largo de la historia, grupos de seres humanos han combatido la crueldad como elemento de la diversión y el espectáculo.
En el derecho, no podemos invocar la “tradición” o la “idiosincracia” para justificar que la sociedad no evolucione a formas de convivencia pacíficas y civilizadas. Bajo esa idea, seguiríamos presenciando el Circo Romano como una festividad en la que se descargara adrenalina y se apreciara la “valentía” del hombre.
Además, las encuestas en México (disponibles en la página web de Parametría) demuestran que más del 80% de los mexicanos no ha asistido a una corrida de toros, y que siete de cada 10 las considera un evento donde se maltrata y tortura a los animales, y no como un deporte o un arte.
Me han dicho que grandes artistas han dedicado sus obras a la fiesta taurina. Es cierto. También los artistas clásicos dedicaron sus obras a justificar situaciones que hoy nos parecen abominables, como la esclavitud.
También me dicen que los toros de lidia tienen una vida “envidiable”, respecto a otro tipo de ganado; y que sufren más los animales sacrificados en rastros clandestinos y fuera de la normatividad.
Esa tampoco es una justificación. Tratar bien a un animal y cuidarlo en una etapa de su vida no otorga licencia para matarlo con crueldad; el hecho de que los rastros en México no funcionen de manera adecuada no exenta a otros de cumplir la ley.
Asimismo, me han preguntado que si no considero que hay “otros temas” urgentes. Sí. Por eso he presentado más de 30 iniciativas de ley. En seguridad he propuesto combatir la delincuencia organizada, reformar las policías municipales, mayor presencia de la policía federal (que se dio) y autonomía del Ministerio Público.
He presentado propuestas en el tema educativo (accesibilidad a internet), en la agenda de género (tipificar el feminicidio, paternidad responsable) y en el tema político (homologar elecciones, regular salarios, eliminar el fuero, aumentar la productividad legislativa).
Sólo en dos ocasiones me han hecho con fuerza la pregunta de si no son más importantes “otros temas”: cuando propuse las sociedades de convivencia y ahora.
Y esa es una razón fundamental por la que decidí presentar esta iniciativa: porque todas las voces merecen ser representadas en el Congreso del Estado, que es la casa de los zacatecanos.
Muchos grupos con los que trabajo me han dicho que tienen clara la dificultad de que temas polémicos avancen en medio del cinismo y la indiferencia. Pero hay una frase que recurrentemente les escucho, y que me compromete a seguir a su lado: “Sabemos que si tú no presentas esta iniciativa, nadie lo hará”.
Es la voz de quienes dicen sí a los toros y a la defensa de sus derechos. No al maltrato y la tortura.


*Diputado local
jorge.alvarez.maynez@gmail.com




Lo más leído
Se queda Chicharito sin novia y boda 
Tienen nuevo plazo los comerciantes del Arroyo de la Plata
'Split' supera expectativas y es la cinta más taquillera
Firma Trump salida de Acuerdo Transpacífico 
Le niegan el permiso para salir con amigos y se quita la vida en casa
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Chocan 4 vehículos; hay 2 mujeres lesionadas
Prepara Hacienda precio máximo para gasolinas en febrero 
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Incentivan el pago del predial  
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.38
Venta 21.88
€uro
Compra 23.08
Venta 23.58

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad