Sunday 22 de January de 2017

Sicilia y Arpaio: Un encuentro en idiomas diferentes

     17 Aug 2012 09:32:18

A- A A+

Compartir:
Fue un día intenso en la caravana.   En la reunión de 58 minutos, Javier Sicilia y Joe Arpaio, sheriff de Maricopa, nunca encontraron un lenguaje común.   Ni siquiera cuando hablaron de tomarse una cerveza para platicar, de la religión católica que comparten o de Cuernavaca “beatiful, beatiful city”, dijo Arpaio, mientras Sicilia intentaba aclararle que ese paraíso de la eterna primavera, fue donde le arrebataron la vida de su hijo y lo dejaron sin nada “yo ya no tengo nada que perder” le dijo.   Los desencuentros se presentaron en todo momento.   “Ustedes me conocen bien y yo no sé quiénes son ustedes”, dijo Arpaio, después de explicar que él ha sumado 20 años de Alguacil y de reconocer que es controvertido por “el problema de la migración ilegal, muchas gentes tienen sus propias opiniones, entonces es un problema económico, es un problema político, es un problema del ejercicio de la ley, es un problema mundial que tendrá que enfrentarse desde la Casa Blanca hasta en el Congreso, para resolver un problema que hemos tenido desde hace muchos, muchos años”.   Sicilia habló de la muerte de Juan Francisco su hijo, de las víctimas de la violencia que lo acompañan en la caravana y de los migrantes que reciben un trato inhumano en las prisiones del sheriff Arpaio.   Hubo al menos dos momentos muy tensos en la reunión.   Cuando el alguacil cuestionó la participación de la interprete que insistía en pedir que hablara uno solo a la vez para poder hacer la traducción del inglés al español y del español al inglés y es que ella pertenece a un grupo que considera la interpretación como un derecho a estar comunicados sin que el idioma sea un obstáculo. Pero en la reunión parecían dos mundos diferentes intentando –o no- entenderse al menos.   Previo a la reunión, los familiares de las víctimas de la violencia se manifestaron en silencio frente a las instalaciones de la prisión de Tent City, donde los migrantes son humillados y maltratados e incluso son obligados a permanecer en campamentos al aire libre a pesar de la temperatura que este miércoles rebasó los 40 grados centígrados.   Un grupo de internos caminaron a la vista de los “caravaneros”, que permanecieron bajo el sol hasta que empezaron a presentarle los primeros malestares en algunas de las mujeres que denuncian la desaparición de sus hijos.   Para esos momentos los policías del Sheriff Arpaio se acercaban a las víctimas para preguntar las causas de la protesta y escuchaban con atención sus testimonios.   Concluyó la protesta y Sicilia se trasladó a la oficina del alguacil.   El poeta le reclamo el maltrato a los migrantes.   En un momento, Arpaio observó a Carlos González, dirigente de una agrupación de apoyo a los migrantes en el desierto de Arizona, que portaba una camiseta roja con la leyenda de “Arresten a Arpaio, no a los migrantes”.   Interrumpió a Sicilia cuando decía que la guerra contra las drogas es una guerra perdida. –   “Qué es eso de arresten a Arpaio… a usted le gusta que este hombre llegue a mi oficina diciendo que  me va a arrestar, eso no es muy amable.   -No, tampoco es muy amable… usted tampoco es muy amable con nuestra gente en las cárceles, Sheriff Arpaio, los tiene como perros.   -Yo no manejo las cárceles, yo no manejo las cárceles   -Arpaio, Arpaio, usted lo sabe, es su política y yo vine a discutir esa política.   Después del incidente, Carlos que estaba sentado justo enfrente del sheriff tuvo que permanecer en la puerta de una oficina contigua.   -“Yo quisiera hablarle a su corazón, dígame dónde dice que hay que humillar al ser humano, dónde dice que hay que odiar al enemigo, esa camiseta es la respuesta a su agresión a los nuestros, no me gusta, pero yo no la inventé”.   “A mí no me gusta mezclar la política con la religión”, respondió.   Sin embargo, Arpaio que por momentos parecía sarcástico, otras, enérgico, escuchó sin inmutarse y sin comprometerse la petición de Sicilia:   “No vamos a cambiar su posición lamentablemente, ante los migrantes, pero podría tener condiciones mucho más humanas, más decentes, más dignas, sería un gesto de buena voluntad de su parte que nos llevaríamos con mucho cariño. Yo sé que hay mucho que discutir, pero el estado de humillación, la forma en que los visten, la forma en que viven en las carpas, no es justo”.   Arpaio criticó que Sicilia viniera a quejarse a Estados Unidos de lo que ocurre en México y que hable de las condiciones de las prisiones y de que se vista de rosa a los presos, cuando, dijo, en México ni siquiera les dan ropa.   -”Yo era como tú en México, estabas criticando la situación de las cárceles de México…   - “No me preocupan sus cárceles, me preocupa mi gente, me preocupa su crueldad”.   - “A mí me preocupa la gente de Estados Unidos porque yo viví allá, yo sé cómo tratan a la gente”.   Otro tema que los enfrentó fue la legalización de las drogas, que impulsa Sicilia y las organizaciones que lo acompañan en Estados Unidos, mientras que Arpaio defendió la iniciativa del presidente Nixon.   Y así, durante una hora, Sicilia y Arpaio hablaron y hablaron en idiomas diferentes.   Aquí puedes ver los primeros tres videos del encuentro:          


Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad