Monday 23 de January de 2017

Simulación o transparencia

     18 Jan 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Gran revuelo ha causado la versión pública de las declaraciones patrimoniales del Presidente y los miembros del gabinete, al parecer el resultado fue muy distinto al objetivo, lo declarado y hecho público tuvo un impacto más negativo que positivo.
Uno de los ejes en que el nuevo Presidente de México ha fincado su gobierno es en la transparencia y el combate a la corrupción, se entiende que el hacer pública su situación patrimonial y la de sus colaboradores es parte de ello.
Pero la buena intención de evitar el enriquecimiento desproporcionado e ilícito de las y los servidores públicos se tiene desde hace ya 30 años, todo indica entonces que el instrumento no ha sido el idóneo y tal vez se debió comenzar por trabajar en su mejoramiento.
El formato a llenar en la declaración solicita información respecto a los bienes que integran el patrimonio del o la servidora pública, sin embargo es información limitada, no exige una declaración a detalle del caudal, por tanto difícilmente es un medio de control respecto a su incremento.
El argumento de muchos servidores públicos sobre no mencionar con veracidad su situación patrimonial y la posterior adquisición de bienes muebles e inmuebles gira en torno al problema de inseguridad que existe en nuestro país, además de considerar que esta exigencia invade su privacidad, ¿por qué tener que rendir cuentas de lo que hace con sus percepciones?
Pues porque el Artículo 8 de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos establece la obligación que tiene todo servidor público de presentar con oportunidad y veracidad las declaraciones de su situación patrimonial, la intención del mandato como ya dijimos es combatir la corrupción y evitar que el servidor se apropie indebidamente del patrimonio público.
No obstante, insisto, el instrumento carece de mecanismos para identificar un enriquecimiento ilícito, es difícil creer que se haga un seguimiento a cada uno de las y los servidores que presentan su declaración, sabemos que a lo único que se limita el seguimiento es a verificar que se haya cumplido con el ejercicio.
Generalmente es hasta después de que el servidor terminó su encomienda y sólo si surge alguna “sospecha” sobre desvío de recursos o enriquecimiento ilícito cuando se investiga en torno a las declaraciones patrimoniales, pero si los ejercicios fueron opacos y no transparentes, en nada contribuirán a la investigación.
Atendiendo a que la legislación obliga si bien, no a hacerlas públicas, pero si a declarar con oportunidad y veracidad la situación patrimonial, debiera implementarse un mecanismo para garantizar su cumplimiento.
Trabajar en las modificaciones necesarias al formato para garantizar que se vierta información veraz, así como designar personal especializado para darles el seguimiento oportuno de tal modo que se identifiquen irregularidades a tiempo  y se actúe en consecuencia.
Sólo así  será un ejercicio  que favorezca  la transparencia  y genere confianza en la ciudadanía.

*Docente-Investigadora de la UAZ
angelicavelez@live.com




Lo más leído
Choca de lleno un Caribe contra un autobús  
Se queda Chicharito sin novia y boda 
Reitera Tello la importancia de valorar al Cobaez; hay que ir al fondo, dice 
'Split' supera expectativas y es la cinta más taquillera
Filtran citatorio que la PGJ emite a Luis Miguel
Tienen nuevo plazo los comerciantes del Arroyo de la Plata
Jalisco pide ser sede de la ON para albergar a los deportes de conjunto
10 beneficios de cantar  
Satélite en HD muestra primeras imágenes de la Tierra 
Le niegan el permiso para salir con amigos y se quita la vida en casa
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.38
Venta 21.88
€uro
Compra 22.92
Venta 23.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad