Tuesday 24 de January de 2017

Sonata fúnebre para un autócrata universitario

     23 Apr 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Verdadero misterio es el poder. Quien se aferra a él como un poseso pierde la cordura y el buen juicio, olvida quién es y sobredimensiona sus pequeñas habilidades. Vuela ciegamente sin comprender la impresentable medianía suya; cree que en un país como el nuestro los poderes suyos permanecerán siempre activos hasta que la inevitable patada en el trasero dada por el heredero en turno lo despierte de su insano delirio.
Luego vendrá la resaca y los mojitos para mitigar el espanto de saberse nimio entre los nimios. Su regreso al territorio de los mortales será para él un infierno porque jamás tuvo la voluntad de pensar y hacer obras que mostrasen la fuerza de su autoproclamado ingenio. Así que buscará colgarse de alguna nómina burocrática o implorará a los poderes que le confieran un cargo digno de sus aires de grandeza.
Acaso la buena fortuna lo acompañe en este vía crucis, sobre todo por la generosidad que muestran administradores y políticos hacia los suyos, los semejantes caídos en desgracia. Ya se sabe, en México los crápulas, los corruptos o los ineficientes reciben del sistema premios al por mayor, al fin y al cabo que los gastos salen de los impuestos ciudadanos. Por eso es poder casi absoluto.
No importa que la UAZ se haya abismado en el despeñadero de la deuda y que nuevamente los ciudadanos, que no el gobierno en turno, tengan que apoquinar cifras estratosféricas para remediar los entuertos del rector actual. Tampoco habrá sanciones por el descrédito académico al que se ha empujado a la Institución, siempre habrá formas de medición que conviertan la catástrofe en victoria heroica.
A la burocracia le tiene sin cuidado que la UAZ no pinte en la escena universitaria nacional, mucho menos en la internacional. Lo fundamental es dejar a buen recaudo los archivos de la ignominia, no vaya a ser que salgan del clóset los malolientes esqueletos antes del día de los muertos para recordarnos a todos cómo se las gastan los que llegan a la cúspide.  
Viéndolo bien, me parece que la arremetida contra profesores, estudiantes y trabajadores en estos días de elecciones,  perpetrada por el rancio autócrata universitario, muestra que el miedo y la ansiedad de perder el poder lo acechan por más que trate de minimizar a la disidencia. Las encuestas muestran que la mayoría de los universitarios no están dispuestos a permitir la continuidad de un rector agreste que se aferra al poder con macanas y dientes. No están dispuestos a seguir padeciendo vergüenza ajena, ni a pagar los costos de la reproducción ampliada de la estulticia.

*Miembro del Sistema
Nacional de Investigadores
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad