Saturday 21 de January de 2017

Sorpresas para el debate del 10 de junio

     22 May 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

En 19 días será el segundo debate de los candidatos a la Presidencia de la República, el próximo domingo 10 de junio. Según algunos consejeros del IFE con los que platicamos, habrá una sorpresa en el formato y el encuentro de los aspirantes, quitándole esa estructura acartonada, casi humillante por los cortes de tiempo y la falta de encuadre para mostrar documentación o fotos. Un formato, sí, muy adecuado para un concurso de belleza, con edecán voluptuosa incluida, pero no para la confrontación de ideas y proyectos de país. Ahora, el reto es exhibir -en el buen sentido del término- más a los candidatos, naturales, en un terreno donde podamos percibir sus debilidades y fortalezas.
La estructura del primer debate no fue mala, sino ridícula, para decirlo suavecito. Entendemos el nerviosismo que hay en el Instituto Federal Electoral para evitar cualquier desproporción, por lo cual han tomado decisiones muy cerradas y con poco margen de equivocación. Mayor ejemplo nos lo da ese primer formato y la contratación de un show men para organizarlo proveniente de TV Azteca. Hay ya coincidencias, pero no acuerdos, como dar más tiempo a los candidatos y un formato con réplicas e interrupciones, un cara a cara, pero el reto está en cómo ofrecer una estructura equilibrada, imparcial y abierta. Un gran reto, sin duda.
Ya revisan los debates en Estados Unidos, el más reciente en Francia, entre Nicolas Sarkozy y Francois Hollande; en Alemania, en otras latitudes donde han tenido éxito. El escenario es complejo porque son cuatro candidatos. Los grandes debates en otros países han sido entre dos contendientes, máximo tres, pero cuatro ya representa un problema porque un cara a cara podría provocar un escenario similar al que vemos en la venta de baratijas en el tianguis de la fayuca, allá en Mexicapan, muy cerquita de Bracho. El tiempo es otro factor peligroso, porque un encuentro abierto entre cuatro personas para hablar sobre un tema va en proporción de la capacidad de resumen, del conocimiento y del ritmo y velocidad en la retórica. Claro que este es un problema de los candidatos y no del formato, pero podría prestarse al desequilibrio y eso, para el IFE, es un gran riesgo que no puede correr.
Aún así, con estas dificultades, el IFE debe ofrecer un debate “deadeveras”, como se dice en el argot popular, por dos razones, de las que están conscientes algunos consejeros: la primera, para que el candidato que resulte ganador, lo haga con legitimidad y, dos, para ofrecer un instrumento definitivo en la democracia mexicana para la validación de las elecciones del primero de julio. De otra manera, revivirán los fantasmas de 1988 y del 2006 que tanto dañaron a las instituciones mexicanas. El IFE no puede darse el lujo para las suspicacias en este 2012 porque está en riesgo su credibilidad, prestigio y, sobre todo, eficacia. Gane quien gane, debe llegar, con legitimidad y el reconocimiento de los contendientes perdedores. De otra manera, México entraría en una ruta peligrosa.

* Periodista




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.56
Venta 22.06
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad