Monday 23 de January de 2017

Tarantino lo hace de nuevo

Arterias

     24 Jan 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Escena de la cinta Django: Unchained. (Cortesía)
Escena de la cinta Django: Unchained. (Cortesía)

La semana pasada se estrenó en México la más reciente creación del Quentin Tarantino, Django: Unchained, que fiel al cruel y ensangrentado estilo que ha desarrollado su guionista y director, dimensiona otra versión del western haciendo un homenaje a la sesentera película Django (1966).
Más que una crítica al trabajo cinematográfico de Tarantino, que no deja de sorprendernos con un guión sencillo (no simple) entretejido inteligentemente en una perfecta ambientación, de la que destaca una musicalización emocionante y excitante, convirtiéndose en la cereza del pastel de todos los exitosos largometrajes del cineasta.
Tarantino amalgama de una manera sensacional una línea narrativa contada desde dos elementos sensoriales, el visual y el auditivo. Centrándonos en la música del filme podemos descubrir que también tiene esa secuencia cronológica que no sólo refuerza lo que estamos viendo sino que nos lleva a descubrir lo que las imágenes callan.
Esa extraordinaria mezcla heterogénea de géneros musicales nos transporta a un éxtasis sonoro sin igual, sólo equiparable con las otras creaciones “tarantinescas”, la fusión de ritmos, épocas y grandes autores como intérpretes es una de las muchas razones para ver la película.
Durante los 160 minutos que dura la cinta identificamos grandes leyendas de la música como Ennio Morricone, Luis Bacalov unidos a Rick Ross, James Brown, 2Pac y Jerry Goldsmith, creando una atmósfera que va desde el western italiano, el rap, folk y rock hasta la música de orquesta con cantos de libertad: Realmente fenomenal.
La historia de Django: Sin Cadenas (título en México) es sin duda no solamente otra obra de celuloide de Tarantino, sino un relato de libertad y sumisión como de igualdad e injusticia. Pero más sorprendentemente, Django es un documento de la historia afroamericana a través de la música.
Definitivamente es una película armada de manera muy ingeniosa al incrustar a lo largo de su guión situaciones y elementos que acompañan los testimonios del racismo y la discriminación como el Ku Klux Klan, la migración y la esclavitud en sus diferentes formas, entrelaza de manera brutal los abusos, la violencia pero tiene sus destellos humorísticos que hacen más cordial el encuentro con una realidad pasada contada a través de la ficción.
Con esa banda sonora y la proyección se hace un merecidísimo tributo al western, anglosajón y europeo, que después de cientos de disparos, algunas explosiones, escenas descarnizadas y miles de litros de sangre termina siendo una invitación a la reflexión sobre cuánto hemos cambiado, cuál es nuestro concepto de justicia, de libertad o simplemente las forma de esclavitud son otras y en el mundo sigue siendo ese “viejo oeste” donde existen millones de oprimidos. Sin moralizar, el filme es una buena recomendación para disfrutarse en estos días.

*Twitter: @mantramexicano




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.39
Venta 21.89
€uro
Compra 22.93
Venta 23.43

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad