Wednesday 18 de January de 2017

Temas legislativos: Ley de Voluntad Anticipada

     21 Oct 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Resulta en ocasiones deplorable la temática que se aborda en la Legislatura del Estado y más el tratamiento que se da a los asuntos. Las comparecencias, salvo casos excepcionales, fueron, más que de análisis de las políticas públicas, oportunidad para un supuesto lucimiento personal y en diversas ocasiones, pretexto para insultar a  funcionarios. 

A tal extremo que no faltó quien hiciera referencia a la edad como sinónimo de decadencia intelectual y aquel que acudiera al gastado recurso de exigir la renuncia del funcionario.
De pena ajena. A tal grado que motivó entre universitarios dos preguntas: ¿Y hasta donde está obligado a tolerar el funcionario? ¿Vale el cargo el extremo del demérito a la dignidad?  
Es de exhortar a los legisladores para que integren al debate parlamentario, temas de trascendencia social que ya son ley en otras entidades, como lo es el caso de la Ley de Voluntad Anticipada  y discutir en serio el tema del incremento de sanciones a los tipos penales, que en la práctica nunca han sido factor que influya en la disminución del índice delictivo, pero que hoy está de moda ante la inseguridad y la creencia de muchos como opción en contra de la criminalidad.
Arnoldo Kraus, médico y profesor de posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM, siempre preocupado y ocupado en temas como la calidad de vida y la dignidad ante la muerte cuando la vida naturalmente se ha agotado, reflexiona en La Jornada el pasado miércoles, sobre la integridad y coherencia como enfrentó su enfermedad y su final, el maestro y periodista Miguel Ángel Granados Chapa y dice:
“Quienes tienen la oportunidad de pensar en la propia muerte, es decir, cuando se padecen enfermedades cuyos daños alertan sobre el final de la existencia, la dignidad y la calidad de la vida, suelen relacionarse con la calidad de la muerte… El deterioro paulatino siembra reflexión y la reflexión conlleva preguntas: ¿cuáles son los límites de la vida?, ¿hasta dónde someterse a tratamientos médicos? Las respuestas a esas cuestiones provienen de valores como autonomía, dignidad, integridad y lo que fue la calidad de la vida”.
Dos días antes de su muerte, el maestro se despidió de sus lectores: “Esta es la última vez que nos encontramos. Con esa convicción digo adiós” escribió, dando así el sentido de dignidad tanto a su vida como a su muerte. “Sabedor de la magnitud de su mal, certero de la victoria del cáncer y yermo de esperanzas médicas…” refiere Kraus.
Casos como el del maestro Miguel Ángel Granados Chapa y el del recién fallecido Steve Jobs, nos conducen a un tema obligado: el derecho a morir con dignidad, como ellos lo hicieron.
Hablar de voluntad anticipada no es precisamente referir el asunto del suicidio y, mucho menos el de eutanasia activa que, “es el acto o método que se aplica para producir la muerte sin dolor y finalizar con el sufrimiento en pacientes terminales y sin esperanza”, según nos ilustra el diccionario incompleto de bioética de Ruy Pérez Tamayo y Arnoldo Kraus.
En tanto que en la eutanasia activa el fin de la vida es deliberado y mediante actos encaminados para procurar la muerte; en la voluntad anticipada (que algunos llaman eutanasia pasiva) es la manifestación de voluntad  expresada ante juez o notario público, a fin de que, frente a alguna situación de muerte cerebral u otra que mantenga artificialmente al paciente, si la vida naturalmente se ha agotado, se evite el tratamiento que prolongue bajo ese mecanismo la existencia.
El desarrollo de la ciencia y la tecnología, permite hoy a los médicos mantener por largos períodos artificialmente al enfermo terminal, aunque ya prácticamente con una vida agotada.
El avance del conocimiento permite ciertamente salvar muchas vidas, pero también prolongarlas de manera innecesaria y hasta con un alto grado de tortura médica y grave sufrimiento para los familiares.
El derecho a morir con dignidad es un valor ético laico que debe permear y fortalecerse en la misma medida del desarrollo científico y tecnológico. Son pocos los que en los momentos más difíciles de la vida deciden afrontarlos, y es la ley la que debe abrir el camino para facilitar las determinaciones de índole personal.
“En medicina (comentó Kraus al maestro) algunos doctores utilizan el término futilidad cuando una acción médica, sea una prueba de laboratorio, una radiografía o una intervención médica, no produce ningún beneficio, es decir, no mejora la condición del enfermo".
"Eso sucede conmigo: nada sirve, no más, nada puede ofrecerme la medicina” contestó él ilustre periodista.

*Profesor universitario




Lo más leído
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Dejo gubernatura y busco candidatura al 100: Moreno Valle
Confirman elenco para la Feria de Carnaval Río Grande 2017
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
Comisión de Salud exige informe sobre quimioterapias falsas
Pesa nueva acusación contra Rodrigo Medina por incremento patrimonial
Bad Bull Rodeo premia a lo mejor de su Tour 2016
Descartan que ataque a Fiscalía de Cancún fuera por rescate de detenidos
Académicos de la UNAM ganan premio en nutrición
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.73
Venta 22.23
€uro
Compra 23.34
Venta 23.84

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad