Tuesday 17 de January de 2017

Termina sin triunfador segunda novillada

Impiden toros el lucimiento de los alternantes

     20 Aug 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:
  • Luis Ignacio Escobedo intentó con valor responder al apoyo de la afición local. Luis Ignacio Escobedo intentó con valor responder al apoyo de la afición local.
  • Efrén Rosales pasó un susto ante su primer enemigo. Efrén Rosales pasó un susto ante su primer enemigo.
Imagen de


Apareció la lluvia, los animales de Celia Bababosa resultaron de regulares a malos, los novilleros dieron su máximo esfuerzo por hacer la faena y agradar a la afición que en todo momento los alentó en lo que fue la segunda novillada de preferia.
De los seis toros que envió la ganadería sólo dos respondieron, los demás no traían recorrido, mansos, parados, distraídos y a la vez peligrosos.
Pero esas situaciones no mermaron la entrega, la voluntad y valentía de los tres jóvenes espadas quienes inclusive estuvieron a punto de recibir una grave cornada por lo tanto que expusieron en su afán de conseguir el triunfo.

Efrén Rosales
El muchacho de Aguascalientes fue el encargado de abrir el festejo con el novillo Textilero, de 404 kilos, animal que desde su salida mostró mucha nobleza con el capote y la muleta, haciendo el recorrido completo para que el torero le hiciera una faena completa y variada.
Tanta se entregó que en un descuido el astado lo agarró, le dio su revolcón pegándole un puntazo en la pierna izquierda que no abrió.
Ya tenía ganadas las dos orejas, sólo faltaba que terminara su obra con una buena estocada, coloca el novillo, se va sobre él, dejando el acero hasta el fondo pero mal colocada y no cayó Textilero, recurre al descabello y pierde los premios. La gente reconoció el trabajo de Rosales, premiándolo con fuerte ovación y salida al tercio.
Su segundo toro, Norteño, de 416 kilos, fue bueno también, aunque con menos fuerza y recorrido que el anterior, pero aún así, Efrén le sacó buenas tandas de lances con el capote y  pases con la muleta ante el delirio del respetable ya estaba entregada a él, por el toreo que mostró.
Nuevamente llegó el momento de matar, vuelve a dejar otra estocada completa pero el toro se quedó parado, y otra vez el descabello y ahí se escapó mínimo una oreja y el triunfo, pinchó en nueve ocasiones hasta que el mismo animal se venció y el torero recibió dos avisos. Pese a ello, la gente volvió a ovacionarlo.

Luis Ignacio Escobedo
Llegó el turno del zacatecano Luis Ignacio Escobedo, quien ya había visto lo hecho por Rosales, y esto lo obligaba a redoblar esfuerzos para hacer faena.
Sale al ruedo su primer rival, Cantador, de 418 kilos, toro que prometía cuando Luis lo recibió con faroles de rodillas, prosiguiendo a pie con lances de derecha-izquierda y chicuelinas.
Con la muleta inició por naturales que le fueron coreados, luego pases por derecha, pero el toro comenzó a quedarse quieto y a cortar el viaje cuando Luis lograba que embistiera, los remos comenzaron a doblársele.
Luis no quitaba el dedo del renglón, insistía con mucha voluntad, empeño y valentía ante un toro que ya mostraba peligro buscando al torero en lugar de la capa.
Al ver que Cantador ya no traía nada, Escobedo decide entrar a matar dejando la espada algo caída, pero por su entrega y valor es ovacionado.
Su segundo toro,Veraniego, de 410 kilos, resultó más malo que el anterior, pero con todo y eso, Luis volvió a ser todo valor y entrega ante este animal que estuvo a punto de engancharlo.
El torero se cansó de tanto insistir, pidió la espada, se lanzó a matar dejando otra estocada caída, se amorcilló la res, teniendo que recurrir al descabello y recibir un aviso, pero por su empeño es nuevamente ovacionado.

Camilo Pinilla
Por último, el colombiano Pinilla, igual que sus alternantes, prendió también a la gente con su primer toro de nombre Tintorero, de 413 kilos, estuvo regular con el capote, con la muleta aplicó pases variados a su rival que resultó mañoso y de peligro cuando tiraba embates al torero con la cabeza.
Decide deshacerse de Tintorero, deja media estocada, cayendo el animal hasta el descabello. Ovacionado.
Finalmente, con su segundo toro y sexto de la tarde, de nombre Religioso, de 477 kilos, el más pesado del encierro y con la lluvia presente en la plaza, Pinilla fue toda entrega con este animal que estuvo parado y acechando al torero.
Viene el error del colombiano, al ver que el toro no respondía para nada, se le ocurre tratar de hacer el desplante del “teléfono”, con toda la confianza se inclina y de pronto el burel lo agarró, lo alzó por los aires, ya caído volvió a levantarlo como un guiñapo. Por suerte fue sólo el susto y pudo culminar.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.68
Venta 22.18
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad