Saturday 21 de January de 2017

Trabajo, pero no explotación

     31 Aug 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Bala tiene 8 años y pasa el día haciendo ladrillos en un campo de Passor (India). Todos los días hace 250 piezas con sus manos y gana poco más de 1 euro al día.
Pyalo tiene 7 años y es una niña de Togo. Cuando era más pequeña, su familia la vendió como esclava doméstica a una familia rica vecina.
Kofi tiene 9 años y trabaja como porteador en un mercado de Porto Novo (Benín), y así están más de 215 millones de niños de los cinco continentes, según las cifras de la Organización Mundial del Trabajo (OIT).
Niños y niñas que tienen que ir a trabajar, en condiciones de abuso en muchas ocasiones, y que dejan de asistir a la escuela y de tener un desarrollo adecuado.
El trabajo infantil no tiene una única causa. Es una suma de distintas circunstancias: pobreza, falta de educación, conflictos, enfermedades, desigualdades… multitud de causas, pero una clara consecuencia: más pobreza.
Desde la agencia de Naciones Unidas para la Infancia explican que es posible que muchos niños y niñas tengan que realizar tareas domésticas para ayudar a la familia o realizar algún tipo de trabajo para ganar un dinero extra para poder subsistir.
En países europeos, aconsejamos a nuestros hijos a hacer pequeños trabajos de verano: cuidar al bebé del vecino, limpiar el jardín o dar unas clases a niños más pequeños. Sin embargo, el trabajo infantil, no digamos ya la explotación y el abuso, es otra cosa.
Son niños obligados a trabajar horas y horas por un escaso salario y que no le permiten desarrollarse como persona. Y, en este aspecto, la educación es fundamental ya que es la pieza clave para romper con el círculo de la pobreza. Un niño que acude a la escuela tiene mejores herramientas para enfrentarse a la vida adulta.
El lugar de un niño es la escuela. Un espacio de protección donde aprender conocimientos y valores que le servirán para el resto de la vida.
La Convención de los Derechos del Niño reconoce “el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación”.
El trabajo infantil afecta los derechos básicos de los menores, como el de la protección, la educación y, en ocasiones, la supervivencia, cuando son trabajos que ponen en riesgo su salud.
Campos de ladrillos en la India, industria textil en países asiáticos, minas de esmeralda en Colombia, niños y niñas empleados domésticos… son muchas las actividades que utilizan a menores, mano de obra barata y que no exige.
Por ello, también los consumidores tenemos una responsabilidad con estos niños. Deberíamos preguntarnos cómo se hacen los productos que consumimos, quién los elabora, en qué condiciones y decir no a aquellos que no cumplen con los derechos de los más pequeños es el principio para que millones de niños en todo el mundo puedan mirar al futuro con esperanza.

*Centro de Colaboraciones Solidarias
 




Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
Acusan de violación al Cabrito Arellano; se trata de su sobrina   
La nueva casa de El Chapo: penal de mafiosos y terroristas 
Capturan a un hombre en posesión de un arma tras herir a otro 
La Sedena denuncia sitio de internet apócrifo 
Pide PRI resguardo de sus instalaciones por amenazas de Arne
Anuncia Tello apoyo de $3 millones para cronistas del estado 
Derrumban los vientos una barda de ladrillos y cae en un auto   
Trump mantiene su proteccionismo; EU saldrá del TLCAN si no le favorece
Millones de mujeres marchan en todo el mundo contra Donald Trump
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad