Wednesday 18 de January de 2017

Un clima violento

     23 Jan 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Cuando viajamos solemos consultar el estado del tiempo para saber si el clima nos favorecerá y así prepararnos para que nuestros planes tengan éxito. Ahora cuando salimos, por trabajo o por descanso, ya no nos preguntamos por el estado de tiempo meteorológico, sino por el “estado del clima violento”; desearíamos saber si las carreteras son seguras, si los destinos son alcanzables. Quisiéramos tener un medio que nos comunicara la situación de la violencia en tiempo real.
Nos levantamos cada día dándonos cuenta de persecuciones, tiroteos, asesinatos, cadáveres abandonados, etcétera. Violencia y miedo carcomen la vida social. Y estamos en una situación tan compleja que, al parecer, a pesar de esfuerzos variados, no se le ve una solución, al menos a corto plazo. Nos preguntamos hasta dónde nos conducirá todo esto.
Cuando las realidades no nos tocan de cerca podemos considerarlas con bastante frialdad, podemos lamentarnos por las guerras y genocidios, deplorar las injusticias, escandalizarnos por la violencia que sufren tantos que no conocemos y hasta sentimos un poco de lástima por los que son víctimas de tantas situaciones dolorosas sufridas a causa de la maldad humana o las fuerzas naturales. Y es que el escenario del siglo 20 fue violento, muy violento, y esta centuria no ha comenzado con buenos augurios.
Cuando, por el contrario, los violentados hemos sido nosotros, en nuestra persona o en la persona de quienes amamos, la cosa cambia; entonces, sabemos en carne propia lo que es sufrir una injusticia, saborear el dolor de algo que no merecemos porque no hemos injuriado a nadie. Cuando los delincuentes se vuelven contra gente inocente reaccionamos contra eso, nos rebelamos contra ese tipo de violencia; pero cuando se van contra otros de su misma calaña, entonces, muchos están dispuestos a aceptar que esa violencia puede ser justificable. Quién sabe, habría que pensarlo. El tema de la violencia es tan antiguo como el hombre y merece que la reflexionemos.
Tenemos que comprender lo que nos toca vivir como seres individuales y como miembros de una comunidad para poder ser más humanos. Dar y encontrar el sentido de la vida a través de la reflexión inteligente es un don y una ardua tarea que nos encomienda la vida.
No hay duda que en este clima violento y complejo hay quienes se sienten desorientados, desanimados, inseguros, sin la esperanza de un futuro mejor, sin el cobijo de un ambiente que favorezca una vida más digna de ser vivida, de ser gozada, compartida y celebrada.
Para los creyentes la realidad también interpela. ¿Cómo hablar de un Dios bueno, justo, padre, misericordioso, que permite que existan tantas situaciones que atentan contra sus hijos y por qué no interviene para remediarlas? Evidentemente, el que cree debe sentirse obligado a buscar una respuesta eficaz en las fuentes de su fe. Pero también hay otras personas reflexivas y con otras convicciones que reconocen la necesidad de emprender una búsqueda que nos lleve a una vida más digna de ser vivida por todos.

*padrefelix98@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad