Sunday 22 de January de 2017

Un día en la vida de Vicente

Conduce el camión 14 de la Ruta 8

     27 Jan 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:
El chofer sale de su casa a las 6:30 de la mañana para preparar su unidad. (Angélica Trejo)
El chofer sale de su casa a las 6:30 de la mañana para preparar su unidad. (Angélica Trejo)

“Siempre le agradezco a Dios por amanecer otro día”, dice Vicente Flemate, chofer del camión urbano número 14 de la Ruta 8, luego de arrancar su unidad.
Todos los días el conductor sale de su casa desde las 6:30 de la mañana para iniciar sus labores.
Vicente, de 48 años, tiene cuatro años trabajando en la ruta, antes se desempeñó como agente de ventas para empresas como Marinela y Pepsicola.
Es padre de tres hijos: Mariasel de 21 años, Vicente de 25 y Paola de 22, quien recién se graduó como radióloga.
Una de las primeras cosas de las que se encarga es subir su bote de herramientas al autobús.
Antes de encender el camión Dina 9-500 modelo 1991, vacía en su inmenso radiador 2 litros de agua y un poco de anticogelante. El motor arranca al primer “llavazo”, luego Vicente se persigna.
Mientras deja que se caliente el camión, alista el lonche que le preparó su esposa, que consta de fruta y gelatina en recipientes de plástico.
Para iniciar sus labores debe llegar primero a la base de la ruta, ubicada en las Lomas de Bracho; son las 6:45 de la mañana cuando allí el checador le da banderazo para que inicie su jornada.
El primer punto en el que debe registrarse es en el callejón Ancho, cerca de la Fuente de los Conquistadores, tiene siete minutos para llegar, si no, debe pagar 20 pesos por cada minuto retrasado, afirma.
Sobre la música de los camiones de ruta Vicente expresa que “el himno de los choferes son las canciones de los Acosta”, pero a diferencia del resto, él prefiere sintonizar la radio en el 91.5 FM, para que no lo critiquen, dice.
En la avenida González Ortega, frente al edificio de Hacienda, suele detenerse hasta 4 minutos, y comenta que en temporada escolar es ahí donde se levanta mucho pasaje.
Mientras espera más pasajeros, platica que nunca ha sido infraccionado por Tránsito por arrancar rápido ni que tampoco lo han reportado por mal servicio a los usuarios.
Además mencionó que ha tenido tres ligeros choques y que de ninguno de ellos ha sido el responsable.
“No hemos perdido dinero, sólo tiempo”, refiere.
Luego de pasar por la central camionera, su recorrido continúa por el fraccionamiento Colinas del Padre y donde termina el recorrido es en la colonia Lomas de Cristo.
Al llegar ahí debe esperar a que el checador de la base le dé salida; en las bases, explica, es donde se puede pasar más “tiempo muerto”, a veces hasta una hora, pues se van acumulando los camiones.
La Ruta 8, informó, tiene un parque vehicular de 30 unidades, de las cuales, 25 circulan todos los días, y deben pasar cada 10 minutos en sus respectivas paradas.
Una vez que se reincorpora a la ruta y sale de Lomas de Cristo, tiene 15 minutos para checar en la Central Camionera, “los checadores son muy estrictos”, comenta, y detalla que se debe pagar 15 pesos a cada uno.
Sobre las barras que tiene un sensor para registrar el pasaje, comparte que los concesionarios no se han puesto de acuerdo en cuánto se va a cobrar por persona, pues hay pasajes completos y medios, “unos dicen que en 4 pesos, otros que en 4.5 pesos”, manifiesta.
Aunque todavía no se le hace el corte de caja con lo que registran los sensores, comenta que los mantienen prendidos porque con esa información se realizan promedios de las personas que abordan los camiones por día y por semana.
A las 9 de la mañana regresa al Lomas de Brancho, el punto donde inició su jornada, ahí le informan que su próxima salida será a las 9:37. Vicente abunda en que en un día se dan de seis a ocho recorridos.
Para las 9 de la noche, hora que termina su día de trabajo, Vicente contabiliza mil 200 pesos del cobro de pasaje, de los cuales 600 pesos se destinan para el diesel del siguiente día, 400 pesos para su patrón y 200 pesos son para él.

Necesidades del gremio
Vicente lamenta que el Gobierno del Estado por medio de la Dirección de Tránsito y Vialidad no apoye a los choferes que tienen 20 o más años trabajado, pues en su opinión se les debería dar una concesión para que no dependan ya de sus patrones.
Si se produjera ese escenario hipotético, sólo les restaría hacerse de una unidad, “hay camiones usados desde 75 mil pesos, según el año y la marca”, comenta.
En su opinión, el pasaje en Zacatecas es barato a comparación de otros estados, además mucha gente paga medio boleto, lo que impide que las utilidades de los patrones y choferes aumenten y por ende no puedan comprar autobuses nuevos.

capital@imagenzac.com.mx




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad