Sunday 22 de January de 2017

Un festival desigual

     25 Feb 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Me hubiera gustado que el Festival Cultural de este año fuese menos conservador y más audaz. Sé que es difícil satisfacer las expectativas del conjunto de la comunidad zacatecana, pero creo que un evento de este tipo debe tener un perfil distintivo, líneas claras de desarrollo y un fin definido. Y eso se echa en falta.
Una ensalada de músicos y cantantes, de géneros dispares y procedencias distintas no hacen un festival atractivo. Mezclar a estrellas de la farándula con artistas rigurosos es un agravio, pero contratar a personajes que aportan muy poco al acervo cultural del mundo no tiene perdón.
¿Hay alguien que en verdad pueda afirmar que El Puma y José Luis Perales poseen méritos artísticos para presentarse en el escenario principal de nuestro festival? Las canciones de estas lumbreras de la civilización del muermo sólo se preservan en las programaciones musicales de supermercados y elevadores. No dan para más.
Hubiese sido mejor contratar al extraordinario guitarrista flamenco Vicente Amigo, al prodigioso cantaor José Mercé o al incomparable pianista gaditano Chano Domínguez. Se requiere traer verdaderos artistas que conmuevan y ofrezcan nuevas formas de creación estética. Pero no, se ha optado por traer a las voces mediáticas de siempre que vienen a cantar refritos cansinos y baladas de alcanfor. Esas chucherías mercantiles tienen ya demasiado espacio en los diversos canales de la industria cultural.
Zacatecas ha acumulado mucho talento artístico, la aceptación aquiescente de espejitos de oropel es cosa del pasado. Como del pretérito son algunos gestos que vemos hoy en el programa y que no tienen cabida dentro del contexto actual. Comprar sin ton ni son las mercas de la fábrica mediática de la nostalgia resulta demasiado caro para las afligidas finanzas gubernamentales: Kansas, ya cansa.
No se trata de hacer una apología del elitismo. Por el contrario, una programación audaz y luminosa debiese contener más obras, artistas y prácticas estéticas de la cultura popular; eso sí, ajenas al discurso del oficialismo nacionalista y del chauvinismo folclórico que tienden a solazarse en la repetición incesante de lo mismo.
Tendrían que ofrecerse más ejemplos de arte insólito y lúdico, de arte inteligente y comprometido con la libertad formal e ideológica, como se percibe en la sección del festival denominada Jazz y músicas del mundo. Sin embargo, a lo que debiese ser el eje fundamental del evento se le otorga indebidamente un espacio marginal.
Necesitamos más hondura y menos baratijas, más entidad y menos trivialidad.

* Miembro del Sistema Nacional de Investigadores
consolovin@hotmail.com




Lo más leído
Mueren tres personas en volcadura en Sombrerete 
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Hallan 7 cadáveres dentro de un taxi en Manzanillo  
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Una segunda oportunidad para tu basura
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Gael García, fiel a sus ideales
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad