Saturday 21 de January de 2017

Una educación sin tecnología

     9 Jan 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Sin duda alguna las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) pueden contribuir al acceso universal a la educación, la igualdad en la instrucción, el ejercicio de la enseñanza y el aprendizaje de calidad y el desarrollo profesional de los docentes.  También pueden impactar favorablemente la gestión directiva y administrativa de un sistema educativo. La UNESCO, de hecho, cuenta con una amplia estrategia para promover el uso de las TIC en la educación en las regiones de Asia y el Pacífico.

Pero en nuestro país se transita en sentido inverso. Un análisis sobre la política tecnológica en la educación básica, deja en claro que esta no ha sido totalmente congruente o siquiera definida. Primero fue Enciclomedia al cancelarse los contratos para ampliar el programa a secundaria. Hoy le tocó el turno a las Aulas Telemáticas del programa Habilidades Digitales para Todos (HDT), un proyecto amplio para modernizar y llevar la era digital a los salones de clase de las escuela pública de quinto y sexto grado en la República mexicana, con la colaboración de los gobiernos estatales, cuyo eje central es promover, por medio de acciones concretas, un modelo pedagógico, tecnológico-operativo, de gestión escolar y de acompañamiento a los docentes que sirvan en conjunto para desarrollar las competencias de los estudiantes que cree un entorno escolar que favorezca su inserción en la sociedad del conocimiento.
Esta semana, la Secretaría de Educación Pública (SEP) anunció la cancelación de la licitación que buscaba sustituir el programa Enciclomedia y volver a equipar los salones con las Aulas Telemáticas de HDT, aún cuando el proyecto se encontraba en la dirección correcta para ser instrumentado en este ciclo escolar. Con ello, se pone en riesgo la posibilidad de contar con una plataforma indispensable para que la educación de México contribuya a la competitividad mundial.  
Desde 2007 los esfuerzos por insertar las TIC a los salones de clase en el país, se han topado con la falta de capacidad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para garantizar la conectividad de las escuelas en los estados. Por eso se crearon las denominadas Redes Estatales de Educación, Salud y Gobierno, en la que además del gobierno federal, participarían los estados para lograr que las escuelas, así como hospitales y centros comunitarios contaran con servicio de banda ancha. Las metas y compromisos hechos por el gobierno federal con la Organización de Naciones Unidas para conectar los espacios públicos antes del 2015 se ven muy lejos de cumplir.
En noviembre pasado, en el marco de la reunión  del Consejo Nacional de Autoridades Educativas, los secretarios de Educación del país instaron a la SEP a hacer una moción a la STC para agilizar la conectividad de internet de las escuelas de educación básica, y continuar, de esa manera, con la consolidación de las Redes Estatales de Educación, Salud y gobierno, así como continuar con la conexión de dichas redes a la Red Nacional de Impulso a la Banda Ancha, pero  Comunicaciones y Transportes se ha declarado imposibilitada para garantizar el servicio en más de 34 mil salones de clases.
La propuesta de HDT es constituirse en una norma pedagógica obligatoria con validez nacional e internacional para todo la República. Hay varios aspectos que se deben de considerar (AZ Revista de Educación y Cultura edición Octubre/2011). En primer lugar se trata de un  modelo educativo para transformar la educación acorde a las exigencias, retos y oportunidades que implica el siglo XXI. La certificación docente en HDT representa uno de los medios principales para la consolidación de esta estrategia porque en gran medida es este programa se integran herramientas, servicios y capacitación a las aulas y escuelas de educación básica públicas y el uso efectivo de las TIC.  
HDT, entro otros aspectos, permite que los maestros y alumnos de todo el país se incorporen al uso cotidiano de las nuevas tecnologías del conocimiento. Hoy cerca de 24 entidades del país han avanzado en la construcción de las redes digitales  multipropósito; es decir, maestros formados y certificados, portales interactivos, software estructurados, componentes tecnológicos diversos, interacción y conectividad a enlaces de alto desempeño en educación básica. HDT tienen apoyos pero también detractores que no solo son los contratistas de Enciclomedia.
Desde 1984, cuando el Estado mexicano promovió a través de la SEP inició la introducción de computadoras en los salones de clase, pasando por el proyecto Coeeba (Computación Electrónica para la Educación Básica), que preveía  30 mil computadoras para tercero de secundaria en 1986, y la Red Escolar (1997), hasta llegar a Enciclomedia en 2004 y HDT en 2007, se puede decir que  la política tecnológica en la educación básica  no ha sido totalmente definida.
Las investigaciones y estudios de la ONU ponen de manifiesto que ante la ausencia de una  política de tecnológica en la educación pública, profundizan la desigualdad y abren las brechas para aspirar a la equidad entre los países y las personas. Ese es el punto: el proyecto de interconectividad más ambicioso de redes públicas queda en entredicho y por ende se escapa la posibilidad de tener una plataforma digital para que la educación pública contribuya a elevar los niveles de competitividad del país.

*Presidente de la Fundación SNTE
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad