Saturday 21 de January de 2017

Una feliz iniciativa

El recreo

     27 Dec 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Es mejor equivocarse haciendo que no haciendo
Merecedora de aplauso es la iniciativa de los Comerciantes Establecidos y Habitantes del Centro Histórico de  la ciudad de Zacatecas de celebrar lo que han denominado La Primera Noche de Plata el ya inminente sábado 29 del presente. Para ello han diseñado un variado programa de atractivos que incluye conciertos de diversos géneros musicales, juegos infantiles, payasos y mimos entre otras cosas que tendrán lugar en las plazas céntricas. Sea cual fuere el resultado, la idea es más que plausible, porque significa una búsqueda de caminos para salir de la conocida situación de crisis ya crónica en la que se debate esa área de la capital.
Sin embargo, equivocaríamos el análisis si reducimos al área mencionada la prolongada mala racha que se ensaña sobre el comercio, pues no hay cabecera municipal que antaño se significara por su vitalidad comercial que no padezca los mismos males.
El diagnóstico más compartido en torno a los orígenes de la postración comercial del Centro Histórico es el que encuentra las principales causas en la implantación de las grandes tiendas de autoservicio y en la administración de la ciudad con un enfoque parcial y reduccionista derivado del conservadurismo envuelto en controversiales criterios estéticos y en un mal asimilado discurso en pro del turismo como actividad panacea.
La gente encuentra ahora en lugares de reciente urbanización lo que antes se localizaba en el casco histórico de la ciudad y sin la lista de inconvenientes asociados a un espacio sin estacionamientos. Con un flujo vehicular desmesurado y con una oferta comercial cada vez más raquítica debido al cierre de establecimientos, el turismo es una actividad económica fluctuante en la medida en que depende de variables que no están bajo control local y frecuentemente ni nacional, por ello quienes incurren en el error de poner todos los huevos en la canasta llamada Turismo sin entender sus lazos de complementariedad con otras actividades económicas está condenado a nunca dejar de oscilar entre una que otra buena temporada por muchas malas.

La autocrítica es buen camino
Hay elementos que también gravitan en la fragilidad comercial. Uno de ellos es el referente a los hábitos de atención al cliente, empezando con la hora de apertura y cierre de los comercios y siguiendo con los precios de mercancías y servicios que le han dado a Zacatecas la muy inconveniente fama de ciudad cara cuando se habla de tarifas de hoteles, restaurantes, estacionamientos y taxis. Independientemente de qué tan justificada sea la mala fama, en el comercio, como en la política, lo que parece es.
Otro factor que acentúa la debilidad de la vida en el casco histórico de la ciudad se deriva de cuando los gobernantes acceden al puesto sin previa claridad de lo que harán; se refugian en las obras de ornato y se la pasan quitando y poniendo monumentos, arreglando fachadas, sustituyendo adoquines, remodelando jardines y demás cosas que les parezcan lucidoras.
Como ello es consecuencia de la ausencia de comprensión del interés general en lo inmediato, en el mediano y en el largo plazo, tampoco reparan en las consecuencias perjudiciales de una obra; por eso a los habituales motivos de desaliento para visitar la parte histórica de la ciudad (por cierto, más amplia que el centro) se añade el bloqueo despiadadamente prolongado de vías de circulación con motivo de obras que en otras ciudades se planean para realizarse en el tiempo más breve posible mediante la implementación de varios turnos. Los vecinos de la avenida Insurgentes, Víctor Rosales y 1 de Mayo algo han dicho a ese respecto.

Equivocado el enfoque aislacionista
La clave para comprender el comercio la brinda Henry Ford, ícono del capitalismo mundial que decía que pagaba muy bien a sus obreros para que pudieran comprar los automóviles que fabricaba y vendía. Es decir, no enfocaba aisladamente la actividad comercial, entendía las interrelaciones de la misma con el todo.
A lo anterior debemos añadir la interrogante de si a Zacatecas le es indiferente el arrasamiento del comercio local por las grandes cadenas que se llevan las utilidades a otros sitios. Eso nos lleva a  entender que la crisis del comercio local en general y del Centro Histórico en particular no sólo es problema de ellos, es problema de todos.
Claro, los comerciantes deben admitir la imposibilidad de prosperidad comercial en un entorno donde el salario mínimo se incrementa para 2013 lo equivalente a seis tortillas diarias. Por ello es de celebrar la iniciativa de los comerciantes, la persistencia en la búsqueda conducirá a una mejor comprensión de causas y efectos en bien de todos.
Nos encontramos el lunes en El recreo.

luismedinalizalde@gmail.com
twitter: @luismedinalizal




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad