Monday 16 de January de 2017

Una historia que a nadie gusta

     13 Apr 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Dista de ser una anécdota: se estima que uno de cada cinco embarazos termina en un aborto. Aproximadamente un tercio de los 205 millones de embarazos mundiales son indeseados, y una de cada cinco gestaciones es interrumpida inducidamente. En  2005 se produjeron a nivel mundial unos 42 millones de abortos, de los cuales la mitad se practicaron en condiciones de inseguridad.
El aborto es, probablemente, la situación clínica sobre la que se plantean los debates más agrios de toda la medicina. En mayor o menor grado, los argumentos suelen fluir de dos polos dogmáticos irreconciliables: el derecho incuestionable de la mujer a decidir sobre posibilidad de interrumpir o no la gestación que lleva en su seno, y el derecho -sagrado- a la vida del nonato.
Todos coinciden en que el aborto es una situación indeseable, aunque no en qué aspecto les resulta más desagradable: la muerte del feto o las consecuencias para la madre.
Unas 100 millones de mujeres casadas, en países empobrecidos son sexualmente activas, son fértiles, no desean tener un hijo pronto, pero no utilizan ningún método anticonceptivo seguro. La reducción más drástica de las tasas de aborto en el mundo en los últimos 10 años se ha dado en Europa oriental, coincidiendo con la generalización del uso de los métodos anticonceptivos.
La decisión de la mujer debe ser libre. Cada uno aporta su pequeña parte a esta verdad, puesto que unos defienden la libertad para continuar la gestación, y otros la libertad para interrumpirla. Ambos tienen su pequeña parte de razón.
De un lado, una mujer que decide interrumpir su gestación porque no tiene recursos para criar a hijos deseados no es libre en su decisión, puesto que se la imponen las circunstancias. Del otro, dificultar que una mujer acceda a la interrupción de su embarazo en condiciones de seguridad en las primeras etapas de la gestación no impedirá que intente abortar, sino que provocará que lo haga en peores condiciones.
La legalización del aborto no parece influir en su incidencia, pero sí en su seguridad.
El aborto tiene componentes éticos de los que carece, por ejemplo, la extirpación de un grano. A unos y otros les recordaría que el feto es un ser diferenciado de la madre que sólo puede crecer dentro de ella hasta que los cuidados médicos pueden hacerlo sobrevivir fuera. Ni la mujer es una suerte de horno inerte que nada tiene que decir, ni el feto es una barra de pan que podamos sacar a voluntad del cocinero. La viabilidad fetal extraútero debe marcar el inicio de su consideración como sujeto de derecho.
No hay postura cómoda cuando hablamos de aborto. Más de 42 millones de gestaciones interrumpidas, 67 mil muertes maternas por abortos inseguros, 220 mil niños huérfanos al año por esas muertes. Es el momento de acabar con los enfrentamientos y atacar la raíz del problema: los embarazos no deseados.

*Centro de Colaboraciones Solidarias
 




Lo más leído
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Abren Alcohólicos Anónimos región Norte 
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Copa MX
Ajuste salarial sólo ahorraría 182 mdp; recorte para alta burocracia
Sin drenaje, algunas escuelas en municipios
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.64
Venta 22.14
€uro
Compra 22.97
Venta 23.47

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad