Monday 16 de January de 2017

Una mujer pinense y sus cuentos

     18 Aug 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
Amparo Dávila, cuentista zacatecana. (Foto: Cortesía)
Amparo Dávila, cuentista zacatecana. (Foto: Cortesía)

En Pinos “un pueblo viejo y frio, un pueblo minero de Zacatecas con un pasado de oro y plata y un presente incierto de minas y tiros abandonados”, nace la cuentista Amparo Dávila el 21 de febrero de 1928.
Sus padres fueron don Luis Dávila Guerrero y doña Lidia Robledo Galván, de clase rica y acomodada.
Fue una niña enferma y sola, experimentó el miedo durante su infancia, tema constante en sus cuentos.
En la escuela de su pueblo aprendió las primeras letras. Desde niña leía toda clase de libros.
A la edad de 7 años la llevaron a educar al colegio de religiosas del Espíritu Santo en San Luis Potosí, el colegio Motolinía. Ahí empezó a escribir poemas al Creador y a los 10 años empezó a escribir cuentos.
Al terminar la primaria fue a otro colegio, también de religiosas, la academia inglesa Welcome.
En la secundaria escribió poemas y estudió piano.
Cuando terminó la secundaria tuvo una recaída en su salud, esta enfermedad y la carencia de una preparatoria particular en San Luis Potosí, así como la imposibilidad de ir a México a estudiar y el desinterés de sus padres, le impidieron continuar estudiando y todo esto la obligó a buscar por sí misma y con sus propios recursos el camino hacia las letras.

Comenzó a escribir pequeños poemas paralelísticos y ya recuperada de su salud, fue publicando algunos de sus poemas en revistas literarias, como la revista Estilo, de Joaquín Antonio Peñaloza; Letras Potosinas, en San Luis Potosí,  y la revista Ariel, de Guadalajara.
En 1950 publicó en San Luis Potosí, bajo el perfil de estilos, “Salmos bajo la luna” (poemas). En 1954 publicó, también en San Luis Potosí, “Meditaciones a la orilla del sueño” (poesía) y en ese mismo año “Perfiles de soledades” (poesía).
En el año de 1954 se fue a radicar a la Ciudad de México decidida a dedicarse al oficio de las letras.
Durante tres años fue secretaría de don Alfonso Reyes, donde aprendió muchas cosas que fueron fundamentales para su oficio. Volvió a hacer cuentos que don Alfonso Reyes quiso que fueran publicados en la revista Mexicana de Literatura, la Revista de la Universidad de México, la revista Estaciones y la Revista de Bellas Artes, entre otras más.
El 22 de febrero de 1958 se casó con el pintor zacatecano Pedro Coronel y fue don Alfonso Reyes quien la entregó. En ese mismo año nació su hija, Luisa Jaina. En 1959 nació su hija, Juana Lorenza.
En 1964 se publicó el segundo libro de cuentos, “Música concreta”. En 1966 obtuvo la beca para cuento en el Centro Mexicano de Escritores. Durante ese año escribió la mayor parte de los cuentos de “Arboles petrificados”, libro que se publicó hasta 1977 y mereció el Premio Xavier Villaurrutia, correspondiente a ese año.

De 1978 a 1982 fue secretaria de la Asociación de Escritores de México AC y tesorera del Pen Club de México por tres períodos. Durante varios años impartió el taller de cuento en la Asociación de Escritores de México AC y varios talleres también sobre cuento para el departamento de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes, así como talleres independientes y particulares de cuento y narrativa.
El Fondo de Cultura Económica publicó en 1985 una recopilación de “Tiempo destrozado” y “Música concreta”, titulada “Muerte en el bosque”.
El estilo cuentístico de Amparo Dávila fluye con sencillez y detenimiento, abarcando una amplia gama de emociones humanas. Sobre el proceso creativo dice: “No creo en la literatura hecha a base de inteligencia pura o la sola imaginación, yo creo en la literatura vivencial, ya que esto, la vivencia, es lo que comunica a la obra la clara sensación de lo conocido, de lo ya vivido, lo que hace que la obra perdure en la memoria y el sentimiento”.
Las descripciones que hace la autora sobre el escenario donde le tocó vivir su infancia se reproducen en varios de sus cuentos, mezclándose de esta manera acontecimientos vividos y creación literaria. Nunca se ha olvidado de sus raíces, en muchos de sus cuentos y poesías hace referencia a su pueblo natal como en los poemas, “Retorno  Pinos”, “Agonía de Jueves Santo” y en el cuento “La carta”, en el que se refiere al Parque Hundido.
En sus cuentos los animales desempeñan un papel muy importante, pero es innegable su preferencia por los gatos, a quienes considera animales fascinantes.
Su obra es escasa, pero denota una calidad literaria muy importante para las letras mexicanas

La literatura le ha dado muchas satisfacciones, distinciones, condecoraciones, premios y homenajes.
El pueblo y el Gobierno del Estado le otorgaron la Condecoración Zacatecas Bicentenario 2010, en el acto solemne que se efectuó la noche del 20 de noviembre, en la Plaza de Armas de la capital del estado.
Como una distinción a su trayectoria, en el Núcleo ISSSTEZAC de Cultura (NIC), de Zacatecas capital, está el Centro de lectura Amparo Dávila, donde se desarrollan diversas actividades de lectura y arte. En el Instituto Municipal de Cultura de Pinos una sala lleva su nombre, y de igual forma una de las aulas de la Escuela Primaria Francisco García Salinas.

Amparo Dávila es una mujer generosa, sensible y hospitalaria. Nos enseña que desde pequeños debemos escribir todo lo que pasa en nuestros pueblos, que estas vivencias nos pueden llevar a ser importantes, a escribir poemas sencillos, además nos enseña el amor a nuestras tradiciones. Conocerla es algo muy importante pues aunque es una escritora famosa, es muy sencilla, platica con los niños y quiere mucho su obra.
De sus cuentos el que más me gusta es el de “El huésped”, es una historia muy bonita y también el poema “Agonía de jueves santo”, porque es lo que en mi pueblo, el pueblo de Amparo Dávila, festeja en la Semana Santa.
Ella radica actualmente en la Ciudad de México y el próximo 11 de diciembre, en el Palacio de Bellas Artes, recibirá un homenaje y presentará su nuevo libro “Poesía reunida”, editado por el Fondo de Cultura Económica, el Conaculta y el Instituto Zacatecano de Cultura Ramón López Velarde.

*Versión editada del texto de Camila Isabel Lugo Torres, participante del 4 Concurso Sobre la Vida y Obra de Personajes Ilustres Zacatecanos




Lo más leído
La Juve cae ante Fiorentina y queda presionada en la cima
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Liga MX
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Mineros caen ante Leones Negros en Segunda División
Los Steelers buscarán revancha ante Pats en final de Americana
En un clásico de suspenso, Packers eliminan a Cowboys
Sevilla remonta, trunca racha del Madrid y se pone a uno
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.50
Venta 22
€uro
Compra 22.84
Venta 23.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad